Compartir

Ecuador participará de un fondo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la atención a los migrantes, informó este 29 de septiembre la Secretaría Nacional de Comunicación (Secom).

El Telégrafo

En un comunicado, en el que no detalló los mecanismos de participación ni ofreció montos, se recordó que la situación migratoria mundial fue uno de los temas que se abordan “con mayor preocupación” en la Asamblea General de las Naciones Unidas efectuada esta semana en Nueva York.

En este marco, Ecuador expuso ante la comunidad internacional el trabajo realizado para precautelar el bienestar de quienes han tenido que salir de su país, en búsqueda de días mejores para ellos y sus familias.

Según la Secom, el trabajo realizado en el país, en favor de este grupo de personas, despertó el interés del BID, organismo que invitó a Ecuador a participar de un fondo de atención para las comunidades de migrantes.

El ministro de Trabajo, Raúl Ledesma, como responsable del Consejo Sectorial de lo Social, aceptó la propuesta del organismo internacional e indicó que el país presentará un proyecto integral de atención a la población migrante para fortalecer la labor desarrollada en favor de este grupo humano. Para el funcionario, participar de esos fondos es una oportunidad para fortalecer la atención a los ciudadanos extranjeros durante su estancia en el país.

Ello “permitiría afrontar los retos de la realidad migratoria cuyo flujo asciende sostenidamente, a la vez que propende a la garantía de todas las personas de ejercer derechos fundamentales como son la salud, la educación y la protección social”, dijo.

Ecuador, un país del que emigraron miles de personas a finales de 1999 y los primeros años del 2000 como consecuencia de una de las peores crisis financieras de la historia del país, ha recibido en los últimos meses a miles de venezolanos que huyen de la crisis en esa nación suramericana.

Más de 640.000 venezolanos han ingresado a Ecuador en lo que va de este año, de los que un 18 % se ha quedado a residir en el país, informaron las autoridades en agosto pasado.

Fuente: El Telégrafo