Compartir

Ecuador presentó hoy la candidatura de su ministra de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, María Fernanda Espinosa, a la Asamblea General de la ONU durante el próximo período de sesiones que se inicia en septiembre, informó la Cancillería.

EFE

Desde hace 45 años que el país no está al frente de la Asamblea General y 19 años que ninguna nación suramericana ha presidido ese organismo internacional. La presidencia de la Asamblea General de Naciones Unidas es el cargo de elección democrática y universal (de los países miembro) de mayor relevancia dentro de la ONU, de acuerdo a su carta fundacional.

De acuerdo a un comunicado de la Cancillería ecuatoriana, su actual titular, Espinosa, cuenta con una experiencia de más de dos décadas en el campo multilateral, de negociaciones internacionales de paz, seguridad, defensa, desarme, derechos humanos, género, pueblos indígenas, desarrollo sostenible, ambiente, biodiversidad, cambio climático y cooperación, entre otros.

La presidencia de la Asamblea General de la  corresponde cada año, por turno, a una región determinada y en esta ocasión corresponde a partir del próximo septiembre, cuando se inicie el nuevo período de sesiones a América Latina y Caribe. “La candidatura de María Fernanda Espinosa, luego de un proceso de análisis, surge a propuesta de personalidades y países de diversas regiones que consideran que reúne el perfil y experiencia necesarios” para el cargo, se afirma en la nota. Los candidatos tienen previsto presentar sus propuestas ante el pleno de la Asamblea General el próximo mes de mayo antes de que se produzca la elección en junio.

La ministra, que ya se desempeñó como jefa de la diplomacia ecuatoriana en 2007, fue la primera representante permanente de la nación andina ante la ONU en Nueva York, en 2008.

En su campo de actuación, colaboró en el grupo de trabajo sobre la revitalización de la Asamblea General en su período de sesiones número 63, lideró esfuerzos encaminados a avanzar a nivel global en el cumplimiento de los entonces Objetivos de Desarrollo del Milenio, y suscitó la participación activa de Ecuador en los órganos principales de la ONU.

Espinosa fue también representante permanente de la ONU en otros organismos internacionales en Ginebra, donde lideró y apoyó varios procesos de negociación en el Consejo de Derechos Humanos; y presidió los trabajos de la Celac en esa sede y en la COP 21 sobre cambio climático, en París.

En el terreno político interno, ocupó las carteras de Defensa y de Patrimonio Cultural y Natural. Su postulación a la dirección de la Asamblea General de momento no obliga a la ministra, diplomática de carrera, a renunciar al cargo que desempeña desde mayo pasado.

Espinosa fue incluida como segunda candidata en la terna que presentó el actual mandatario, Lenín Moreno, a vicepresidenta del país tras la condena al vicepresidente electo Jorge Glas a seis años de prisión por un delito de corrupción.

Fuente: El Telégrafo