Compartir

El país vuelve a apostar a la salvaguardia cambiaria para proteger su comercio. El déficit con el bloque suma $ 1.074 millones.

El Telégrafo

La devaluación de monedas de países vecinos vuelve a animar a Ecuador a solicitar ante la Comunidad Andina de Naciones (CAN) un mecanismo de salvaguardia cambiaria. Es la tercera vez en 10 años de Gobierno, aunque en esta última la intención será diseñar e institucionalizar un sistema al que los países puedan acudir cuando sientan que sus exportaciones se vean afectadas por las distorsiones monetarias.

A diferencia de las salvaguardias que se eliminarán en junio próximo, explica Juan Francisco Ballén, experto en comercio exterior, esta restricción solo se aplicaría de forma temporal a los productos de los países que son miembros del organismo (Colombia, Perú y Bolivia), a través de aranceles, gravámenes diferenciados o cupos al producto importado.

Ballén sostiene que acudir a este mecanismo es “válido y permitido”, pero también oportuno, cuando países como Colombia ha aplicado una devaluación de un 52 % a su peso, en los últimos tres años. Algo que provocó que el producto ecuatoriano (que se transa en dólares), se encareciera en ese mercado.

El pedido de una salvaguardia cambiaria, hecho público el martes por Guillaume Long, ahora presidente pro tempore de la CAN, tomó por sorpresa al sector exportador que esperaba que el Gobierno desistiera de la restricción a las importaciones. “No somos partidarios de eso”, dijo Daniel Legarda, presidente de la Federación de Exportadores del Ecuador (Fedexpor), quien cree que el verdadero equilibrio de la balanza comercial debe llegar a través del incentivo a las exportaciones e inversiones. Aún sí, dijo Legarda, esperan que el nuevo Gobierno socialice y detalle la medida, antes de hacerla oficial ante la CAN, el tercer socio comercial de Ecuador por recibir el 20 % de las exportaciones no petroleras.

Fuente: Expreso