El joven ecuatoriano de 23 años, conocido como 'el violador del metro de Opañel', violó a una mujer y agredió sexualmente a otras cuatro junto a la estación del subterráneo en febrero del 2017.

metro-madrid
19 años de prisión para el 'violador del metro de Opañel'. Imagen referencial. Crédito: EFE

La Justicia española ha condenado a 19 años y medio de prisión al “violador del metro de Opañel“, un ecuatoriano que se confesó culpable de cinco agresiones sexuales a mujeres en 2017 junto a esa estación de Madrid, y al que también impone diez años de libertad vigilada y prohíbe residir en ese barrio.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid también ha condenado a Anthony Fernando V. S., de 23 años y que está en prisión desde diciembre de 2017, a someterse a un tratamiento de reinserción y a no acercarse a las víctimas a menos de 500 metros.

Se trata del hombre que fue detenido en diciembre de 2017, tras meses de investigación, acusado de violar a una joven y agredir sexualmente a otras cuatro entre febrero y junio de ese año junto al metro de Opañel, en dos casos en la misma noche. Dos de ellas eran menores de edad, de 16 y 14 años.

El acusado vivía a pocos minutos de ese lugar y utilizaba siempre el mismo “modus operandi”: elegía a sus víctimas en el interior del suburbano y, tras salir de la estación y aprovechando la oscuridad de la noche y la poca presencia de viandantes, las seguía durante unos metros hasta que las abordaba por la espalda.

La sala considera probado que el acusado atacó el 26 de febrero de 2017 a las siete de la mañana a una joven de 20 años a la que seguía desde el metro de Opañel, a la que golpeó, violó y le quitó 20 euros. Esta víctima tuvo lesiones y un fuerte trastorno postraumático que le ha dejado secuelas.

Solo una hora y media más tarde abordó a una menor de 16 años, a la que inmovilizó asfixiándola, le robó el teléfono y las llaves y tocó por encima de la ropa, sin lograr quitársela.

La sala subraya que en esa época el procesado, que reconoció los hechos durante el juicio, era adicto a la cocaína y al hachís, “por lo que tenía levemente afectadas sus capacidades”.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo