Compartir

Seis de cada 10 estudiantes han sufrido violencia escolar. La Amazonía es la región donde más violencia y acoso presenta.

Fotografía retomada de UNAB

Las cifras no son halagadoras. La violencia y el acoso escolar tienen números que ponen alerta a las autoridades del Ministerio de Educación.

Seis de cada 10 niños, niñas y adolescentes, entre los 11 y 18 años, sufren violencia. El acoso escolar, a uno de cada cinco menores y adolescentes en el quimestre. Son los principales resultados de la encuesta nacional que se desarrolla cada dos años en el país.

Jorge Valles, representante adjunto de Unicef, explicó que esta es la primera investigación que se realiza a escala nacional. El estudio se hizo en 126 instituciones educativas públicas y privadas, de sectores urbanos y rurales de la Sierra, Costa y Amazonía. Se aplicaron 5.411 encuestas a estudiantes de octavo de básica a tercero de bachillerato, en Guayaquil, Quito y Lago Agrio (ver infografía).

Según él, es importante diferenciar entre violencia y acoso escolar. Este último, explicó, se produce de forma reiterativa e intencional. Es decir, cuando un estudiante se enfrenta a una misma forma de intimidación por más de tres veces en el mismo quimestre.

Por eso, el director nacional de World Visión en Ecuador, José Luis Ochoa, dijo que “el objetivo de este estudio es visibilizar la problemática existente para desarrollar políticas que tiendan a eliminar esta problemática”.

¿La razón? Las consecuencias de la violencia y el acoso pueden ser más peligrosos.

El también delegado de World Visión, Fernando Sánchez, informó que el 20 % de los estudiantes que han sufrido de acoso han pensado en el suicidio.

Otro factor preocupante: el análisis concluye que los docentes y las autoridades de las unidades educativas no son referentes de denuncia para las víctimas de acoso escolar. Este lugar lo ocupan la figura materna y los amigos de la víctima.

Tal vez porque, en uno de cada 10 casos de acoso estuvo presente un profesor o una autoridad.

¿La solución? Los expertos consideran que es necesario establecer nuevos liderazgos pedagógicos, la formación integral de los docentes y reforzar el trabajo de los Departamentos de Consejería Estudiantil que, según Educación, son 1.700 departamentos con 4.200 profesionales. El viceministro, Miguel Herrera, reconoció que hacen falta expertos en psicología.

Aseguró que el Gobierno sí trabaja en “esta problemática” y que los resultados se reflejarán en la próxima encuesta que espera que sea el próximo año.

Fuente: Expreso