En conferencia de prensa el director de la Policía de Múnich, Hubertus Andra, confirmó que 10 personas murieron, incluido el atacante, en el tiroteo registrado en el Olympia Einkaufszentrum, uno de los mayores y más antiguos centros comerciales de Múnich, en el sur de Alemania.

CNN

El funcionario dijo que el atacante fue identificado como un ciudadano alemán de origen iraní, de 18 años, que actuó solo y cuya motivación para el tiroteo aún se desconoce.

No tenía antecedentes penales. Inicialmente se creyó que eran 3 los atacantes, puesto que se vio a 2 personas huyendo en un coche a toda velocidad del lugar, pero luego se comprobó que no tenían nada que ver con el tiroteo.

El agresor, cuyo cadáver se encontró aproximadamente a un kilómetro del lugar del tiroteo, con signos claros de haberse suicidado, iba armado con una pistola. La canciller Angela Merkel convocó para este sábado una reunión de su consejo federal de seguridad en Berlín para “analizar la situación”.

Por la noche (tiempo local) la ciudad bávara se encontraba en estado de alerta, con el conjunto de los “medios disponibles” movilizados, mientras el cielo se cubrió de helicópteros.

En un primer reporte se indicó que la alerta se recibió alrededor de las 17:50 (locales) y los testigos hablaron de 3 atacantes. El tiroteo comenzó en un restaurante de comida rápida.

Según el rotativo Bild, un hombre corrió por el centro comercial, donde disparó a varias personas antes de huir en dirección a una estación de metro.

Un testigo que salió ileso del centro comercial manifestó que escuchó gritos que decían: Sheiß Ausländer (“extranjeros de m….”), reportó el canal alemán N-TV, socio de CNN.