Compartir

Los créditos quirografarios del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) han tenido una alta demanda en lo que va de año.

El Telégrafo

Entre enero y septiembre, la entidad desembolsó USD 1 850 millones a través de 1,5 millones de operaciones, según cifras de la entidad. El monto de financiamiento es cercando a los USD 1 939 millones que estaban presupuestados para todo el año para el producto crediticio. Sin embargo, la gerente general del Biess, Eva García, anunció ayer (lunes 15 de octubre del 2018) que la meta aumentará en USD 621 millones, con lo que el Banco de los afiliados prevé cerrar el 2018 con un desembolso de USD 2 550 millones en estos préstamos de consumo.

Andrés Vergara, analista económico, atribuyó que el incremento de los créditos es producto de una merma en el empleo y de un alza en el costo de la vida. “El Biess debería analizar a los clientes que buscan un quirografario, porque si no pagan nos afecta a todos”.

De acuerdo con información proporcionada por los propios clientes a la hora de solicitar el crédito, el principal uso que dan los afiliados activos y jubilados a los quirografarios del Biess es cancelar deudas. De los USD 2 242 millones que desembolsó la entidad en el 2017 en quirografarios, el 42,8% se destinó para el pago de deudas, según datos del Biess. Los gastos en salud ocupan el segundo lugar.

Mauricio Pozo, analista económico, subrayó que el refinanciamiento de ciertas obligaciones es positivo en un ambiente de “estancamiento”, especialmente para sectores de la población que se ven relegados del financiamiento tradicional. “Lo importante es que el nivel de financiamiento sea bajo, pero hay que corregir el problema de fondo: reactivar la economía”, añadió.

Fuente: El Comercio Nota Original LINK