Compartir

El Chelsea recogió este viernes el testigo del Leicester City y, después de imponerse con sufrimiento al West Bromwich Albion en el estadio de The Hawthorns (0-1), se coronó como el nuevo campeón de la Premier League.

El Telégrafo

El Chelsea recogió este viernes el testigo del Leicester City y, después de imponerse con sufrimiento al West Bromwich Albion en el estadio de The Hawthorns (0-1), se coronó como el nuevo campeón de la Premier League.

El delantero belga Michy Batshuayi, llegado el pasado verano procedente del Olyimpique de Marsella y sin oportunidades durante la campaña -0 partidos como titular y 109 minutos jugados- se erigió como el héroe de los suyos al anotar, a falta de ocho minutos para el final, el tanto que dio a los ‘Blues’ su quinto título de liga.