Compartir

El candidato demócrata Doug Jones derrotó al republicano Roy Moore, acusado de abuso sexual a menores y quien fue apoyado por Donald Trump, en la elección especial en Alabama.

CNN en Español

Es la primera vez que un republicano pierde el escaño del Senado por Alabama en más de dos décadas.

“Toda esta contienda se ha tratado de la dignidad y el respeto”, dijo Jones en su discurso de victoria.

Trump felicitó en Twitter a Jones y dijo que fue una victoria muy peleada. “Felicitaciones a Doug Jones en una victoria duramente peleada. Los votos escritos jugaron un papel muy grande, pero una victoria es una victoria. La gente de Alabama es grandiosa, y los republicanos tendrán otra oportunidad en este escaño en un periodo muy corto. ¡Nunca termina!”.

Moore, por su parte, aún no reconoce su derrota. “Cuando la votación es tan cerrada, aún no es el final”.

Trump, derrotado
En las primarias republicanas, Donald Trump apoyó en un inicio al oponente principal de Moore, el senador Luther Strange. No obstante, cuando Strange perdió, Trump lo desautorizó, eliminó todos los tuits que indicaban su respaldo y terminó dando su apoyo a Moore.

Durante algunas semanas, el presidente de Estados Unidos se dedicó a interpretar el papel de un tímido respaldo a Moore, argumentando que estaba en Asia cuando estalló la noticia del caso de acoso. Pero dejó de hacerlo. Además de apoyar al polémico exjuez, organizó un mitin de campaña para Moore durante la noche del pasado viernes en Pensacola, Florida, y grabó mensajes computarizados en el estado para el candidato republicano.

En todas las declaraciones de la Casa Blanca, acerca de que desean que los votantes de Alabama decidan quién será su senador, Trump puso su apoyo en Moore durante los últimos 10 días. Lo que significa que el presidente también tenía en juego su pellejo. Y, por lo tanto, tendría que asumir la derrota de Moore.

Para un presidente con una aprobación del 32%, la pérdida en Alabama sería otra marca más contra Trump, que de por sí ya está en dificultades.

Es entonces una evidencia de que una campaña arrolladora no garantiza un triunfo republicano, y un mensaje para los republicanos de que el presidente con baja aprobación puede ser un gran problema para sus posibilidades de reelección en 2018.

En una señal de que Trump no ha convencido a todos los republicanos para que voten por Moore, el senador senior del estado, Richard Shelby, el último demócrata electo para un escaño en el Senado de Alabama, en 1992, antes de cambiar de partido, dijo el domingo en CNN que no votó por Moore.

Se acorta la diferencia en el Senado
Los republicanos tienen hasta ahora una estrecha mayoría en el Senado. Debido al ala que es públicamente anti Trump (John McCain, Jeff Flake, Bob Corker) y a la cantidad de escépticos moderados (Lisa Murkowski, Susan Collins) dentro de la bancada republicana del Senado, de por sí ya es muy difícil alcanzar la aprobación de los proyectos de ley. Prueba de ello fue el intento por revocar el Obamacare.

Ahora que Jones logra ganar la elección en Alabama, los republicanos tendrán apenas un escaño de margen hasta el próximo noviembre.

¿Quién es Doug Jones?
Es la primera vez que Doug Jones, un abogado de 63 años de Birmingham con una larga trayectoria, se postula a un cargo público. Y este jueves se convirtió en el único senador demócrata que Alabama ha elegido desde la reelección de Richard Shelby en 1992. Pero, hay que recordar que Shelby se volvió republicano en 1994 y aún está en cargo como miembro de ese partido.

En 1997, el entonces presidente Bill Clinton designó a Jones como el abogado de Estados Unidos para el Distrito Norte de Alabama en Birmingham. Cinco años después, en 2002, Jones se desempeñó como el fiscal principal de la demanda contra dos de los cuatro miembros del Ku Klux Klan responsables por el atentado en la Iglesia Batista de la 16th Street durante septiembre de 1963. Este acto de violencia racial acabó con la vida de cuatro niñas negras. Un episodio que el reverendo Martin Luther King Jr. calificó como “uno de los crímenes más crueles y trágicos perpetrados contra la humanidad”.

Jones también participó en la acusación de Eric Rudolph, cuyo ataque de 1998 en una clínica de abortos en Birmingham mató a un agente de policía que estaba fuera de servicio. Rudolph fue sentenciado en 2005, luego de que Jones dejara el cargo.

En agosto pasado, Jones ganó las primarias demócratas, derrotando a otros siete candidatos y llevándose a casa el 63,6% de los votos.

El difícil perfil de Moore
Incluso antes de las acusaciones de buscar relaciones sexuales con adolescentes, Moore es el nominado más controvertido para la mayoría del Senado en los últimos tiempos.

Fue expulsado del cargo de jefe de justicia de la Corte Suprema de Alabama por negarse a quitar una estatua de dos toneladas de los Diez Mandamientos que había ordenado colocar en propiedad estatal. Fue elegido nuevamente para el puesto, pero fue expectorado nuevamente en 2016 por negarse a obedecer la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Moore dijo que ser gay debería ser una ofensa criminal. Dijo que a Estados Unidos le habría ido mejor si se hubiera detenido en 10 enmiendas a la Constitución, ignorando la realidad de que quienes abolieron la esclavitud y establecieron los derechos de voto de las mujeres y las minorías llegaron más tarde. Y dijo que a los musulmanes (como el representante de Minnesota Keith Ellison y el representante de Indiana Andre Carson) se les debería prohibir servir en el Congreso.

Moore también protagonizó una campaña agresiva contra los derechos de las personas transgénero.

En las últimas semanas, varias mujeres acusaron a Moore de tener relaciones sexuales con ellas mientras eran adolescentes y él tenía más de 30 años. Una de las denunciantes tenía 14 años en ese entonces. Otras han asegurado que Moore las violó sexualmente.

Moore ha negado las acusaciones en su contra.

Fuente: CNN en Español