Compartir

Las instalaciones fueron allanadas por un equipo de Inteligencia militar. El ya excomandante del Ejército atribuye su renuncia al cargo por motivos de salud.

Shutterstock

El tipo de espionaje que se hacía desde una oficina ubicada en la avenida La Prensa, frente a la ex Base Aérea Mariscal Sucre en el norte de Quito, que salpica a la cúpula militar del Ejército y del Comando Conjunto, es lo que está en investigación desde hace dos meses.

Todo ocurrió a mediados de marzo. Unas instalaciones, que no constaban entre los sitios destinados para investigaciones militares, fueron allanadas por personal de Inteligencia que se encontraron con la sorpresa de que quienes estaban allí también eran miembros de la Fuerza Terrestre. Ellos habían activado esa oficina.

Los investigadores, que tiene vídeos y otras pruebas del hecho, dirigieron la mirada hacia quienes habían ordenado la operación en el Ejército, abriendo una indagación que aún está en curso por cuanto el espiado era el jefe del Comando Conjunto, César Merizalde, y otros altos oficiales.

El general Édison Narváez, quien renunció el lunes a la comandancia general del Ejército, dijo ayer a este Diario que desconoce que exista una investigación contra personal de Inteligencia y que de esto haya estado al tanto el exministro de Defensa, Patricio Zambrano, aunque acepta que escuchó rumores de una supuesta enemistad entre él y César Merizalde que lo llevaron a conversar con el jefe del Comando Conjunto para preguntarle si había algún problema.

Asegura que él tuvo una excelente relación de trabajo con Merizalde, quien acaba de terminar de elaborar un proyecto de reforma a la Ley de Personal de las Fuerzas Armadas.

Según Narváez, tanto él como su esposa han sido duramente atacados a través de las redes sociales con información falsa. Aunque asegura que no le presta atención a la “campaña terrible” en su contra, cuenta que tiene 70 hojas con los ataques que ha sufrido.

Niega que su renuncia a la comandancia del Ejército se deba al “supuesto escándalo por espionaje”, sino a los problemas de salud que enfrenta por los que estuvo hospitalizado.