Compartir

Con las nuevas medidas económicas y la recién publicada Ley de Fomento Productivo, el Gobierno apunta a reducir el déficit fiscal y afrontar el alto nivel de endeudamiento.

Flickr: Presidencia de la República

Con las nuevas medidas económicas y la recién publicada Ley de Fomento Productivo, el Gobierno apunta a reducir el déficit fiscal y afrontar el alto nivel de endeudamiento.

El ministro de Finanzas, Richard Martínez, informó ayer que se espera que las decisiones gubernamentales que implican ajustes en el aparato estatal y el alza del precio de la súper generen un ahorro de unos USD 1 150 millones en los próximos 12 meses.

El grueso de esa cifra provendrá de los recortes al gasto público y de la eliminación de entidades (ver nota inferior). El Gobierno también espera recibir en este año USD 602 millones por la remisión tributaria establecida en la Ley de Fomento Productivo, que rige desde el pasado martes.

Pese a ello, los rubros son insuficientes para cubrir los USD 5 600 millones que requiere el Gobierno para financiar el déficit fiscal y pagos pendientes de deuda para el resto de este año. Jaime Carrera, director del Observatorio de la Política Fiscal, explica que esta situación obligará al Fisco a recurrir a préstamos y emisión de bonos en el mercado internacional. Martínez informó que el Comité de Deuda se reunirá en los próximos días para avalar operaciones de créditos por un monto superior a los USD 1 000 millones. De esa cifra, el 50% será con la banca de inversión y la diferencia, con organismos multilaterales como Banco Mundial, BID y CAF.

Parte de ese dinero será para financiar el Metro de Quito. Otra fuente para obtener ingresos será la reforma legal para recuperar los dineros por casos de corrupción. Para esto, el Gobierno planteará la entrega del 20% del dinero recuperado a las personas que den información certera sobre dónde están estos recursos. Martínez defendió las decisiones y dijo que no son aisladas.

Según el Gobierno, las medidas permitirán reducir el déficit fiscal hasta el 2021, hasta alcanzar el 1% del PIB (unos USD 1 000 millones). El funcionario señaló que las medidas buscan cerrar la brecha de este año y de los siguientes ejercicios fiscales. Recordó que el Gobierno debe resarcir desde el 2019 el pago del 40% de las pensiones jubilares, que representa unos USD 1 500 millones.