Compartir

El viernes pasado (19 de enero del 2018), la Corte llamó a juicio al exministro Alecsksey Mosquera y a otros 3 sospechosos de lavado.

El Telégrafo

Esta vez la Corte sí autorizó la presencia de Rafael Correa como testigo en uno de los juicios abiertos por la trama Odebrecht. El año pasado, al exjefe de Estado se le negó la posibilidad de comparecer a favor de Jorge Glas, sentenciado a seis años de cárcel. Pero ahora, el exmandatario deberá responder el interrogatorio que prepara Franklin Arévalo, defensor del exministro de Energía, Alecksey Mosquera, procesado por lavado.

Este testimonio, cuya fecha aún no se define, se tomará pese a que la Fiscalía se opusiera. El abogado quiere saber cómo se efectuó el proceso de licitación y contratación de la central Toachi -Pilatón, una de las obras salpicadas por la trama de sobornos de Odebrecht.

Concretamente, Arévalo le pedirá al expresidente que explique qué función desempeñó Mosquera en la denominada Comisión del Fondo Ecuatoriano de Inversión en los Sectores Energéticos e Hidrocarburíferos (Cofeiseh).

Este fondo se creó en el 2006 con el fin de asignar recursos a proyectos de esas dos áreas. Un año después, en el 2007, el Cofeiseh -integrado por los entonces ministros Mosquera, de Energía; Galo Chiriboga, de Minas y Petróleos, y Fausto Ortiz, de Finanzas- autorizó la entrega de USD 470 millones para levantar Toachi-Pilatón, según documentos oficiales.

El dinero fue transferido a Hidrotoapi, la empresa que suscribió el contrato con Odebrecht para construir el proyecto.

Fuente: El Comercio