Compartir

De las tres opciones que tiene el presidente de la República, Lenín Moreno, para sancionar la Ley de Reactivación Económica aprobada el 29 de diciembre por la Asamblea Nacional, la posibilidad más comentada por analistas y autoridades es la aplicación de un veto parcial.

Shutterstock

El manejo del dinero electrónico en el Banco Central del Ecuador (BCE) es el aspecto más probable a ser revertido. Allanarse al texto es un hecho descartado por los propios actores del Gobierno.

En los últimos dos días Eva García, ministra de Industrias y Productividad, dijo que recomendará rever la administración del dinero electrónico y retomar la propuesta inicial de trasladar esa competencia a la banca pública, privada y cooperativas de ahorro y crédito.

La noche del lunes, durante el espacio El Gobierno Informa, Moreno informó que está analizando la versión enviada por la Asamblea “para ejercer también nuestro papel de colegislador”. El Mandatario dijo que la ley y el Presupuesto General del Estado para 2018 son importantes contribuciones al desenvolvimiento del Gobierno en temas económicos.

Ayer Leonardo Orlando, director general del Servicio de Rentas Internas (SRI), en una entrevista en EcuadorTV adelantó que “se vislumbra un veto parcial en materia tributaria”. Con los cambios incorporados por la Asamblea, explicó Orlando, los ingresos fiscales estimados pasaron de $ 200 millones a alrededor de $ 60 millones. Incluso si fueran $ 100 millones, expuso el director, esa cantidad “resulta marginal” si se la compara con la recaudación total de impuestos situada en $ 13.600 millones.

El ministro de Economía y Finanzas, Carlos de la Torre, ha sido más cauto en sus comentarios limitándose a decir que la decisión que adopte el Presidente se sustentará en análisis técnicos. La tercera opción que tiene Moreno es vetar por completo la ley aprobada por la Asamblea. Economistas consultados concuerdan en que Moreno debería acoger esta vía, porque, a sus ojos, la norma no cumple con su enunciado de ‘reactivación de la economía’.

Fuente: El Telégrafo