Los partidos independentistas aprobaron hoy en el Parlamento regional una resolución en la que rechazan la "destitución ilegal e ilegítima" de Carles Puigdemont como presidente del Gobierno de Cataluña.

CNN

En la resolución se avala también el “referéndum de autodeterminación” del pasado 1 de octubre, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional español.

La propuesta de resolución fue presentada por JxCat (Juntos por Cataluña), el grupo creado entorno a Puigdemont, huido en Bélgica de la Justicia española acusado de rebelión y secesión, entre otros delitos. La resolución fue apoyada también por los independentistas de ERC (republicanos de izquierda) y la CUP (independentistas radicales).

En el texto se reivindica la legitimidad de Puigdemont como candidato a ser reelegido presidente y exige que el Gobierno del Estado “cese las injerencias” sobre las instancias judiciales para impedir que se materialice la voluntad democrática “legítimamente expresada en el referéndum de autodeterminación de Cataluña del 1 de octubre”.

Sin embargo, no incorporaron una enmienda de la CUP que planteaba “reafirmar” la declaración de independencia aprobada el 27 de octubre, lo que habría comprometido judicialmente a los diputados secesionistas.

En esta votación no participaron Ciudadanos, principal grupo de la Cámara, los socialistas ni el Partido Popular. Por haber aprobado esa declaración de independencia están inculpados varios diputados de ERC y JxCat, y entre ellos tres están encarcelados y cinco huidos de la Justicia en Bélgica.

Puigdemont fue designado por el Parlamento catalán candidato a presidente del Gobierno regional, pero está en Bélgica desde finales de octubre de 2017 y sobre él pesa una orden de detención si regresa a España, por lo que pretende ser elegido de manera no presencial, a lo que se opone el Tribunal Constitucional español.

El Parlamento regional de Cataluña, celebró hoy el primer pleno desde su constitución el 17 de enero, tras las elecciones del pasado 21 de diciembre, después de que su presidente, Roger Torrent, suspendiera el pleno convocado para el 30 de enero destinado a elegir al nuevo presidente del Gobierno catalán.

Fuente: El Telégrafo