La muerte de al menos 4 niños de entre 6 y 11 años por la escasez de fármacos y la precaria situación de los centros médicos venezolanos, recae en manos del presidente, Nicolás Maduro, según el Parlamento.

nicolás-maduro-niños-fallecidos
Archivo de Nicolás Maduro. Crédito: Shutterstock

El Parlamento venezolano, de contundente mayoría opositora, responsabilizó, este martes 28 de mayo, al presidente Nicolás Maduro por las muertes de al menos cuatro niños que esperaban por un trasplante de médula ósea.

La comisión parlamentaria de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria publicó un informe en el que hablan sobre el fallecimiento, en un lapso de 20 días, de cuatro pacientes del hospital infantil J.M. de Los Ríos y cuyas edades estaban comprendidas entre los 6 y 11 años.

Los menores, menciona el documento, contaban con medidas cautelares brindadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde febrero, debido al riesgo que corría su salud en vista de la escasez de fármacos que vive Venezuela y la decadencia de sus centros de salud.

“Entre dichas medidas se encontraba la exigencia al Estado venezolano de ‘garantizar la vida, integridad personal y salud de los niños y niñas pacientes del J.M. de los Ríos’ mediante la proporción del tratamiento médico, la facilitación del acceso a los mismos y a los procedimientos quirúrgicos requeridos según los casos”, señala el escrito.

El Gobierno de Nicolás Maduro ha alegado que los daños que pudieran sufrir los niños tratados en el servicio de nefrología de ese hospital se deben a las restricciones financieras impuestas por otros países, como Estados Unidos, que consideran al chavismo un modelo autoritario.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo