Compartir

La empresa Montgar, a cargo del trabajo, mantiene el cronograma de integración y envío. El último lugar será la provincia de Pichincha.

Twitter CNE

Desde ayer comenzó el traslado de los paquetes electorales hacia las provincias de la Costa, de acuerdo con el cronograma previsto por la empresa Montgar.

El gerente de Proyectos de esta compañía, Juan Carlos Puente, informó que ayer salían los paquetes para las juntas receptoras del voto de la provincia de Santa Elena. Luego, indicó, seguirán con el resto de la región, para después dirigirse a la Sierra Central hasta terminar con Pichincha el 2 y 3 de febrero.

El trabajo se efectúa en las instalaciones del Centro de Exposiciones y Convenciones de Mitad del Mundo (Cemexpo), a donde acudió un equipo de la agencia Andes.

Allí, Puente explicó el trabajo. “En el cronograma de producción la última en trabajar es Pichincha porque es la última en despacharse a los recintos electorales”.

El 2 de febrero se despachará a zonas rurales de Pichincha y el 3 de febrero a recintos en la parte urbana. La labor se ejecuta con la coordinación de las Fuerzas Armadas (FF.AA.); las instalaciones de Cemexpo están resguardadas por seis oficiales y 38 voluntarios militares.

Allí funcionarios del CNE y de la empresa Montgar ordenan, integran y colocan sellos y fundas de seguridad en los materiales electorales, cuyo despacho comenzó el 15 de enero a las provincias donde se ubican los 3.492 recintos electorales. Los primeros sitios fueron al exterior.

“Tenemos 30 personas que colaboran para el control de calidad, nosotros no entramos en ningún momento con la manipulación del paquete electoral, solamente hacemos el control del trabajo de la compañía integradora”, dijo Yasmín Salame, directora nacional de logística del CNE.

Salame sostuvo que todos los paquetes tienen un código de barras único, que es leído tanto a la salida hacia las provincias como a la llegada a cada delegación. Los paquetes electorales incluyen el padrón electoral, papeletas de votación, actas de instalación, certificados de votación, cartel identificativo de la Junta Receptora del Voto y diplomas de reconocimiento para los adolescentes (16 y 17 años) que votan por primera vez.

Además contienen actas de escrutinio, sobres de seguridad y fundas, y un kit genérico que incluye bolígrafo y marcador, cinta de seguridad, almohadilla dactilar y un sello de ‘No Votó’. Durante el recorrido en el galpón, Puente señaló que la empresa cumple al 100% con su cronograma en cuanto a los procesos de integración de los paquetes electorales en este recinto.

“Nuestra empresa tiene a 70 personas trabajando, tenemos control de calidad permanente de todos los procesos (…) Es un proceso tranquilo, coordinado; trabajamos en conjunto con el IGM, con el CNE y está todo perfecto”, reiteró.

El CNE suscribió un contrato con la empresa Montgar, que tiene al menos experiencia en nueve procesos similares en lo que respecta a la integración de los paquetes electorales.

El monto del contrato ascendió a alrededor de $ 2’600.000. El Instituto Geográfico Militar (IGM) elabora los blocs de las papeletas para cada junta, los que son transportados desde su sede, previamente sellados, con seguridad policial y de Fuerzas Armadas y entregados a Montgar, de modo que su personal no tiene acceso al contenido, solo lo clasifican mediante un código de barras.

El mayor Giovanny Clavijo, del Comando Logístico 25 del Reino de Quito del Ejército, afirmó que apoyan en el transporte del material y la seguridad de las papeletas dentro de la instalación.

Fuente: El Telégrafo