Compartir

Un total de 50.023 registros de ciudadanos extranjeros han sido eliminados del padrón ecuatoriano con miras a las elecciones de marzo próximo, de las que saldrán las autoridades locales e integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, informó el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Shutterstock

Una fuente del CNE dijo que un 36,4 % de los registros eliminados corresponden a colombianos, el 11,9 % a peruanos y el 11,7 % a cubanos. Con porcentajes menores a 10 % por nacionalidad figuran registros de ciudadanos de China, Estados Unidos, Chile, España, Argentina, Venezuela, Corea del Sur, Italia, Alemania, entre otros.

La fuente indicó que una de las principales razones para la eliminación del registro fue que no cumplían con el artículo 11 del Código de la Democracia. Dicho artículo establece que los extranjeros desde los 16 años que deseen empadronarse deben haber residido legalmente en el país al menos cinco años.

El próximo 24 de marzo, los ecuatorianos elegirán a un total de 5.661 autoridades, entre las que figuran los titulares de las prefecturas, así como los alcaldes y concejales.

Asimismo, de las urnas saldrán los siete integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), cargos para lo que se han postulado 201 personas (133 hombres y 68 mujeres), cuyas candidaturas están en proceso de depuración.

El nuevo Consejo de Participación, organismo encargado de designar a las autoridades de distintas instituciones estatales, reemplazará al actual de carácter transitorio, cuya conformación avaló una consulta popular celebrada el pasado 4 de febrero.

En la actualización del padrón electoral, que está en proceso y que concluirá el próximo 2 de noviembre, se han eliminado en total 71.662 registros, y está constituido, hasta el momento, por 13.272.130 electores.

Una vez concluida la depuración, mecanismo a cargo del CNE, en coordinación con el Registro Civil, el padrón será aprobado por el pleno del Consejo Nacional Electoral el próximo 6 de noviembre.

Fuente: El Telégrafo – Nota original: LINK