Compartir

Los jefes de Estado del Mercosur se reunirán esta semana en Brasilia determinados a reforzar su alianza con un pacto de compras gubernamentales entre sus socios, afirmó el lunes la cancillería brasileña.

Los presidentes de Argentina, Paraguay y Uruguay viajarán el próximo jueves a la capital de Brasil, donde el mandatario Michel Temer traspasará la presidencia semestral del bloque a su colega paraguayo Horacio Cartes.

El acuerdo supone que los países socios puedan participar en las compras públicas de sus vecinos, un “paso significativo” para el bloque sudamericano, que encara serias dificultades a la hora de eliminar barreras entre sus miembros desde que fue creado en 1994.

“Queremos tornar los mercados de nuestros países más competitivos y generar oportunidades para nuestras empresas en los mercados de compras de los demás países”, afirmó este lunes Paulo Estivallet, subsecretario general para América Latina de Itamaraty, la cancillería brasileña.

El diplomático subrayó que se negocia un acuerdo que “involucra tanto la compra de equipamiento como de servicios”.

La cumbre de presidentes pondrá fin a un año de intenso trabajo dentro del bloque, que espera firmar un amplio acuerdo comercial con la UE.

Ambas partes trabajaron contrarreloj para hacer un anuncio a principios de este mes durante una reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en Buenos Aires.

Pero los progresos no fueron suficientes y la conclusión del acuerdo quedó pendiente para 2018.

“Los dos lados identificaron que vamos rumbo al punto final y dieron a los negociadores la instrucción de montar un calendario para alcanzar el acuerdo político en el cortísimo plazo”, afirmó Ronaldo Costa, director del departamento de negociaciones comerciales extrarregionales de Itamaraty.

Las negociaciones comenzaron en 1999 y se interrumpieron en 2004 durante seis años. En 2010 se reanudaron y en mayo de 2016 hubo un primer intercambio de ofertas entre la UE y Mercosur, pero sin productos sensibles como carne bovina y etanol, cuyos números finales están siendo discutidos ahora.

Pese a que no traerá el tan esperado anuncio sobre el acuerdo con la UE, la cumbre en Brasilia cierra un año de “inflexión” dentro del Mercosur, “en relación a un período en el que se había lidiado con la liberalización comercial de una manera menos comprometida” afirmó Estivallet.

El diplomático aseguró que bajo las presidencias de Mauricio Macri en Argentina y Temer en Brasil -ambos de línea ideológica de derecha, al igual que el paraguayo Cartes-, se lograron eliminar numerosas restricciones al comercio, entre otros avances.

“Recolocamos al Mercosur en su rumbo original en materia económica y comercial” y también se rescataron los principios originales del bloque sobre derechos humanos y democracia, “inclusive habiendo suspendido a Venezuela mediante la aplicación de la cláusula democrática”, destacó Estivallet.

Fuente: El Universo