Organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres entregaron a la Corte Constitucional guaguas de pan en forma de menores embarazadas, como símbolo de las miles de niñas y adolescentes que son violadas cada año en Ecuador.

gugua-embarazada
Las guguas de pan representan al alto número de niñas y adolescentes embrazadas cada año en Ecuador. Crédito: El Telégrafo

Organizaciones de mujeres a favor de que se amplíen las causales del aborto en Ecuador entregaron, este martes 29 de  en la Corte Constitucional (CC), guaguas de pan en forma de una menor embarazada, en un acto simbólico para reclamar que se analice la interrupción voluntaria del embarazo por violación.

El pasado 14 de octubre, el presidente, Lenín Moreno, emitió un veto presidencial sobre las reformas al Código Orgánico Integral Penal (COIP), cuestionando la constitucionalidad del artículo 150 del mismo, que recoge los supuestos para el aborto no punible.

La semana pasada, se trasladó a la CC una consulta acerca de la legalización del aborto en caso de violación.

La máxima instancia judicial tiene un mes para analizar la reforma planteada y emitir un dictamen sobre el artículo 150 del actual COIP, que según las activistas, discrimina a mujeres y niñas que quedan embarazadas tras ser violadas.

guaguas-de-pan
Estas guaguas de pan simbolizan las miles de niñas y adolescentes que son violadas cada año en Ecuador. Crédito: El Telégrafo

“Se preparó una acción simbólica con la ‘guagua’ de pan porque necesitamos un pronunciamiento claro de la Corte respecto del veto del presidente, así como la forma y el fondo que ha planteado”, explicó Paulina Ponce, vocera de las organizaciones.

Representantes de las organizaciones entregaron nueve guaguas de pan a cada uno de los jueces y juezas que conforman el alto tribunal, para llevar un mensaje a favor del aborto tras agresión sexual.

“La Corte Constitucional tiene en sus manos hacer esta reflexión, los jueces conocen los derechos humanos, el derecho internacional y nacional y pedimos que actúen conforme a derecho y formulen una resolución que permita a las mujeres abortar luego de una violación”, añadió Ponce.

La Asamblea Nacional rechazó el mes pasado ampliar los supuestos para poder abortar en el país, entre ellos para los casos de que la gestante haya sido violada.

La propuesta de reforma que fue rechazada entonces, abría la posibilidad a que las mujeres pudieran acudir a la práctica del aborto en caso de violación, estupro, inseminación no consentida, malformación del feto e incesto.

En Ecuador, el aborto es legal solo cuando se encuentra en riesgo la vida o la salud de la gestante y cuando se presenta un embarazo resultado de una violación a una mujer con discapacidad mental.

Más de 20 mil niñas menores de catorce años dieron a luz en Ecuador entre 2008 y 2018, de acuerdo con datos oficiales.

Según las ONG que trabajan sobre la materia todas fueron atendidas en el sistema de salud y la única respuesta que recibieron fue la de continuar el embarazo .

El 80% de los casos fueron fruto de abusos sexuales en el entorno familiar, en la escuela o en su comunidad religiosa.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo