España celebrará elecciones legislativas anticipadas el 28 de abril, anunció este viernes 15 de febrero del 2019 el presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, dos días después de que el Parlamento hundiera su proyecto de presupuestos para 2019 y en un contexto de crisis candente en Cataluña.

pedro_sanchez_notimundo
Pedro Sánchez gana las elecciones en España - Créditos: AgenciaAFP

“Les anuncio que (…) he propuesto la disolución de las cámaras y la convocatoria de elecciones generales para el día 28 de abril”, dijo en Madrid el Mandatario, al frente del gobierno más minoritario en 40 años de democracia en España. Las legislativas, que serán las terceras en tres años y medio, tendrán lugar cuatro semanas antes del domingo 26 de mayo, cuando están previstos en España comicios municipales, regionales y europeos. La legislatura expiraba en principio en junio de 2020.

Sin embargo, Sánchez se vio forzado a este adelanto tras desmoronársele la heteróclita base que hace ocho meses y medio lo llevó al poder en una exitosa moción de censura contra su predecesor conservador, Mariano Rajoy. En un ambiente tenso por el juicio a 12 líderes separatistas en Madrid, los partidos independentistas catalanes, junto con la oposición de derecha, tumbaron el miércoles unos presupuestos que el ejecutivo había defendido como los más sociales de la última década. La maquinaria socialista en cualquier caso ya está en modo campaña.

En su comparecencia este viernes, Sánchez defendió largamente su balance, y garantizó que pese a no haber presupuestos, están garantizadas algunas medidas estrella, como el aumento del salario mínimo en un 22% o el incremento del sueldo de los funcionarios este año. Al mismo tiempo acusó a la oposición de derechas de bloquear en el Parlamento la despenalización de la eutanasia o leyes contra la brecha salarial entre hombres y mujeres y contra la pobreza energética.

“Todo esto se ha paralizado (…) por el filibusterismo parlamentario del Partido Popular y de Ciudadanos”, aseveró. Igualmente se dirigió a los independentistas catalanes, recordándoles su compromiso con la unidad de España. “Dentro de la Constitución y la legalidad estamos dispuestos a hablar, a dialogar (…) fuera de la Constitución, nada”, declaró. Una legislatura atípica “Obviamente representa el fin de una legislatura atípica, convulsa”, comentó a AFP la politóloga Paloma Román, de la Universidad Complutense de Madrid. Desde 2015, la política española ha vivido una formidable aceleración: estallido del bipartidismo, tentativa de secesión de Cataluña seguida de una suspensión temporal de su autonomía, caída de Rajoy en una inédita moción de censura exitosa… Todo ello unido a un Parlamento fragmentado, en el que la acción legislativa se ha visto muy dificultada por la divergencia de intereses de los partidos.

En este momento, los sondeos dan al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) como vencedor en unas futuras elecciones, pero con un número de escaños que, incluso sumado a la izquierda radical de Podemos, no le llegaría para gobernar. Los mismos sondeos perfilan una mayoría conservadora, conformada por el Partido Popular (PP), los liberales de Ciudadanos y los ultraderechistas de Vox.

Un trío que ha disparado el tono nacionalista y el domingo se hizo la foto de familia en una multitudinaria manifestación en Madrid, en la que acusó a Sánchez de “traidor” por dialogar con el separatismo catalán. “Esa coalición sería mucho más dura con los catalanes. Es de esperar que en este escenario aumenten las tensiones entre el gobierno central y Cataluña” , indicó en ese sentido Steven Trypsteen, analista del banco ING.

Antonio Barroso, analista del gabinete londinense Teneo, comentó que el PSOE irá a las elecciones con la cuestión catalana en contra, ya que la voluntad de diálogo de Sánchez ha terminado causando recelo entre sus propios compañeros de partido. A favor, en cambio, tiene la situación en su flanco izquierdo, donde podría recuperar votos. “Podemos está invadido por las divisiones internas. A pesar de lo difícil que es el contexto electoral, muy bronco y con mucha polarización, el hecho de llegar a las elecciones con un partido debilitado a su izquierda es favorable para el PSOE”, comentó Barroso.

Fuente: El Comercio – Nota Original: LINK