Compartir

El Jefe de Estado ecuatoriano agradeció el respaldo de su par, Mariano Rajoy, y afirmó que la decisión mejorará las oportunidades de negocio y turismo con Europa.

EFE

El compromiso de España de trabajar para que la Unión Europea (UE) exima a los ecuatorianos del visado Schengen fue uno de los acuerdos que logró el presidente Lenín Moreno con su homólogo del país ibérico, Mariano Rajoy.

El Mandatario ecuatoriano, quien cumple una visita oficial en España como parte de su periplo por Europa, agradeció el apoyo a la petición de que los ecuatorianos sean exonerados por razones de turismo, negocios e interés cultural.

Esto “mejorará el intercambio comercial y aumentará las oportunidades de negocios y de turismo”, tras la entrada en vigor del acuerdo UE-Ecuador, argumentó Moreno al intervenir en el brindis del almuerzo ofrecido en el Palacio Real de Madrid por los reyes de España, con asistencia de su esposa, Rocío González.

El Jefe de Estado ecuatoriano se reunió antes con Rajoy, con quien firmó acuerdos bilaterales sobre Sanidad, Justicia e Infraestructuras para fortalecer las relaciones bilaterales. Junto a él estuvieron los ministros de Relaciones Exteriores, María Fernanda Espinosa; de Transporte y Obras Públicas, Paúl Granda; y de Turismo, Enrique Ponce de León. A los dos países los unen unas relaciones “excelentes”, destacó Rajoy en Twitter, y Ecuador seguirá teniendo en España a un “socio prioritario” en Europa.

“Voy a seguir trabajando en la UE -escribió también- con el fin de lograr la exención de visados Schengen para Ecuador”.

La mediación de España tuvo relevancia para que la UE acordara eximir también de visados a los ciudadanos de Colombia y Perú. El Mandatario también se reunió con los reyes de España, Felipe y Letizia; Moreno destacó las buenas relaciones económicas, comerciales, financieras y de cooperación al desarrollo, y animó a las empresas españolas a invertir en Ecuador.

En este sentido, expuso el programa gubernamental Casa para Todos, que proyecta construir 325.000 viviendas en cuatro años, como una “gran oportunidad” para las constructoras españolas. Anunció además un convenio bilateral que fomentará inversiones productivas y recalcó que la ley de reactivación económica fortalecerá las garantías para los inversores.

Aprovechó para invitar a los reyes de España a visitar Ecuador y agradeció la ayuda de dicho país tras el terremoto de abril de 2016. A su vez, Felipe VI destacó el “excelente momento” que atraviesa la relación bilateral en el plano institucional.

En esta línea confió en que “continúe fortaleciéndose” la cooperación económica “para alcanzar su pleno potencial”, con la ayuda del Acuerdo Comercial Multipartes Ecuador-UE, que comenzará a aplicarse provisionalmente a partir del 1 de enero.

Felipe VI expresó su deseo de que este nuevo marco permita impulsar los vínculos comerciales, antes de garantizar el compromiso de las empresas españolas “con el progreso económico, tecnológico y social” del país suramericano.

“Ecuador siempre podrá contar con el apoyo de España en su camino hacia una sociedad más próspera y justa”, recalcó el rey.

Fuente: El Telégrafo