Compartir

Richard Espinosa, presidente del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), señaló que la notificación de la Contraloría sobre su destitución no está en firme, puesto que ha procedido a impugnar la resolución del ente de control.

IESS

En rueda de prensa, el funcionario señaló que el proceso no ha terminado y que confía en la justicia. “No me voy a victimizar, no voy a decir que es una persecución política, porque ese es el argumento que suelen usar los corruptos”. Espinosa dijo sentirse tranquilo e indicó que en la notificación “no se emite ningún tipo de glosa, tampoco dice que haya salido un solo dólar de la institución”.

“Siempre dijimos que no se había perjudicado a la institución, y ventajosamente eso en el informe de la Contraloría queda bastante claro”, añadió. El titular del IESS señaló que entiende que el contralor Pablo Celi “no es abogado, entonces desconoce de las leyes”.

Pero indicó que sí le molesta un poco que hace un mes adelantara criterios, incluso antes de que presentara las pruebas de descargo. Cuestionó los argumentos que la Contraloría ha usado para acusarlo, como la omisión de las actuaciones del Consejo Directivo, lo cual -dijo- no es cierto, pues hay actas firmadas que lo comprueban.

Añadió que tampoco lo pueden acusar de no haberse pronunciado sobre la legalidad del informe, porque eso es atribución del Procurador General. Sobre al argumento de haber incumplido otras leyes y la Constitución, Espinosa solicitó al contralor “que nos diga qué ley, que artículo se ha incumplido”. Informó que ya presentó el recurso de revisión ante la notificación.

“Tenemos que agotar la etapa administrativa, antes de pasar a la etapa judicial (…) Estamos tranquilos, sabemos que el tiempo nos va a dar la razón y mas bien somos nosotros los que hemos dado solución a un problema que venía desde el 2001”. Sobre una posible destitución de su cargo, Espinosa indicó que amerita, a través de la Presidencia de la República, continuar con el debido proceso.

Pero recalcó que el presidente Lenín Moreno “es una persona que cumple siempre estrictamente lo establecido las leyes y respeta la institucionalidad”.

“Mi puesto, no de ahora, sino de hace 10 años, siempre ha estado en consideración del Presidente de la República (…), pero para ejecutar cualquier disposición de un órgano, tiene que seguir ese el debido proceso y el debido proceso no ha terminado, cuando culmine, cumpliremos”, reiteró. Finalizó indicando que aún no ha conversado con el Primer Mandatario.

Fuente: El Telégrafo