Compartir

El estadounidense nacionalizado peruano Mark Vito, esposo de la líder opositora Keiko Fujimori, afirmó hoy ante un juez peruano que no es un "lavador de dinero", sino un "empresario exitoso".

EFE

Durante una audiencia en la que el juez Richard Concepción Carhuancho analizó un pedido fiscal de impedimento de salida del país por 36 meses, Vito alegó que tuvo “gran capacidad de ahorro” e ingresos por más de 1 millón de dólares.

Atribuyó la investigación que se le sigue por la presunta comisión del delito de lavado de activos a que es el esposo de Keiko Fujimori y ambos son víctimas de una presunta persecución política.

“Si estoy aquí por amar a una mujer tan valiente me declaro culpable y que me den cadena perpetua” señaló antes de decir que “no solo” pone “las manos al fuego (por ella) sino el cuerpo”.

Por su parte, el fiscal José Domingo Pérez remarcó que su pedido responde a que “ha habido ocultamiento de información” en relación a los bienes y propiedades que posee Vito, lo que genera “una sospecha grave” de la comisión del delito de lavado de activos.

Al Ministerio Público no le genera convicción cómo Vito tiene patrimonio para haber adquirido los bienes“, apuntó Pérez antes de decir que los fondos podrían provenir de dinero ilícito de las campañas electorales de 2011 y 2016, de los casos de corrupción cometidos por el expresidente Alberto Fujimori, el padre de Keiko, o de cuentas en paraísos fiscales.

Pérez puso en cuestión que Vito haya apelado al lado emocional al presentar durante la audiencia documentos sobre el estado de salud de su madre, quien radica en Estados Unidos, y a la que según dijo su abogada, Giuliana Loza, él “tiene que atender”.

La Fiscalía analiza una serie de transacciones inmobiliarias realizadas por el esposo de Keiko, ya que considera que no están claras las cuentas de los pagos que hizo por la compra de terrenos en el distrito de Chilca, en el sur de Lima, entre 2012 y 2015.

Al término de la audiencia, el juez Concepción Carhuancho informó que próximamente notificará a las partes implicadas su decisión sobre el pedido de impedimento de salida del país del esposo de Keiko.

El pasado 31 de octubre, este mismo juez ordenó 36 meses de prisión preventiva contra Keiko Fujimori mientras es investigada por presuntamente haber blanqueado dinero ilícito en su campaña electoral de 2011.

En ese dinero puede estar el millón de dólares que la constructora brasileña Odebrecht afirmó haber entregado a la campaña de Fujimori para las elecciones presidenciales de 2011.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo