Compartir

El presidente de la República, Rafael Correa, declaró el estado de excepción por 60 días más en las provincias de Manabí y Esmeraldas, por los efectos adversos del terremoto del 16 de abril de 2016 y sus réplicas.

El Telégrafo

Según el Decreto Ejecutivo N.- 1364, la situación se ha visto agravada por la cruda estación invernal que afecta a las indicadas provincias.

El documento -firmado el miércoles 12 de abril- indica que en un informe del Ministerio de Seguridad se establece que todavía quedan 3.608 personas que permanecen en albergues oficiales y requieren atención del Gobierno Nacional.

“Además de continuar con los procesos de demolición de las edificaciones destruidas o inhabilitadas y remoción de escombros para garantizar la seguridad de esas zonas”, acota. El Ministerio también recalca la presencia de la cruda etapa invernal que “ha complejizado aún más la situación”.