Compartir

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés) suspendió este jueves todas las importaciones de carne fresca provenientes de Brasil debido a “preocupaciones” de seguridad alimentaria, según un comunicado publicado en su página web.

CNN

Las autoridades estadounidenses dicen que desde el pasado mes de marzo el Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria (FSIS por sus siglas en inglés) ha inspeccionado el 100% de los productos cárnicos provenientes de Brasil y ha negado la entrada del 11% de esos productos.

Ese 11% es una cifra mucho más grande del índice de productos rechazados del resto del mundo, que según el Departamento de Agricultura llega a un 1%.

“Desde la implementación de la inspección, el FSIS se ha negado a dejar entrar 106 lotes (aproximadamente 1,9 millones de libras) de productos cárnicos brasileños debido a preocupaciones de salud pública, condiciones sanitarias y problemas de salud animal”, dice el Departamento de Agricultura.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos aclaró que ninguno de los lotes de carne brasileña rechazados ingresó a ese país.

El propio gobierno de Brasil ya tomó medidas al respecto y dijo que suspendió las exportaciones a Estados Unidos de cinco frigoríficos locales al identificar “irregularidades causadas por la reacción a la vacuna contra la fiebre aftosa”, reportó la agencia de noticias estatal Agencia Brasil.

La Asociación Brasileña de Exportadores de Carne (ABIEC) confirmó que en efecto hubo una reacción negativa contra la vacuna, que puede producir, en algunos casos, abscesos internos que no son visibles, reportó Agencia Brasil. Por lo tanto suspendió las exportaciones de ciertos frigoríficos para demostrar “la responsabilidad de Brasil con respecto a cómo funcionan sus exportaciones”.

“[La carne bovina brasileña] cumple los más altos estándares de vigilancia sanitaria y de calidad. Las plantas industriales suspendidas representan una fracción mínima de la producción nacional de la proteína animal”, dijo ABIEC en un comunicado citado por Agencia Brasil.

La prohibición para los frigoríficos suspendidos estará en vigor hasta que se tomen medidas correctivas, dijeron las autoridades brasileñas.

El ministro de Agricultura de Brasil, Blairo Maggi, dijo el pasado 21 de junio que la reacción a la vacuna contra la fiebre aftosa no representaba ningún riesgo para la salud y que se abrirá una investigación formal para examinar si el problema con la carne exportada a Estados Unidos tuvo que ver con la vacuna.

‘Carne débil’

Brasil sigue enfrentando problemas relacionados con la exportación de carne, su producto de exportación estrella que envía a 150 países, entre ellos Estados Unidos, países de la Unión Europea y China.

El pasado mes de marzo la Policía Federal de ese país lanzó un operativo llamado Carne Débil en la que descubrieron irregularidades en 21 unidades de almacenamiento.

La policía de ese país desmanteló en ese entonces una trama de corrupción que involucraba a varias procesadoras de carne e inspectores agropecuarios del Ministerio de Agricultura que autorizaban la comercialización de productos que no cumplían las normas de calidad para estos productos.

La carne, que se comercializaba podrida, vencida y hasta maquillada, terminó siendo distribuida es cafeterías de escuelas públicas de Brasil y hasta en los mercados de Italia y España.

El gobierno suspendió los permisos de exportación de 21 frigoríficos y el operativo se enfocó en estos, que representaban solo un 1% de los exportadores de carne del país.

Fuente: CNN