La II Reunión del Grupo de Contacto sobre Venezuela, que aglutina a delegaciones de 16 países europeos y americanos, arrancó este jueves en Quito, con el objeto de canalizar una solución a la crisis en ese país suramericano.

Grupo-Venezuela
Reunión del Grupo de Contacto de Venezuela/ Crédito: Twitter Cancillería

El Palacio de Najas, sede de la Cancillería ecuatoriana, alberga el encuentro que se espera que concluya con una declaración y en el que participan un total de ocho ministros de Exteriores y es copresidido por la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y el canciller, José Valencia.

Entre los países comunitarios que participarán en la convocatoria figuran Alemania, España, Francia, Italia, Portugal, Países Bajos, Reino Unido y Suecia.

De estos países acuden el ministro español de Exteriores, Josep Borrell y el portugués, Augusto Santos.

Entre las naciones del continente americano figuran los ministros de Exteriores de Costa Rica, Uruguay y Chile, Manuel Ventura, Rodolfo Nin Novoa y Roberto Ampuero, respectivamente.

La Comunidad del Caribe (Caricom) está representada por su secretario general Irwin La Rocque, que acude como observador del proceso.

La agenda de trabajo incluye el análisis de los informes de las misiones constituidas por el denominado Grupo Internacional de Contacto (GIC) y que viajaron a Venezuela para mantener reuniones con las diversas partes en conflicto.

Este Grupo es una iniciativa de la Unión Europea y varios países latinoamericanos, y tiene como objetivo la búsqueda de una salida pacífica, política y democrática a la crisis venezolana, que excluya el uso de la fuerza.

Después de su primera reunión el pasado 7 de febrero en Montevideo, se acordó la creación de dos grupos de trabajo que exploren vías de acuerdo para canalizar la ayuda humanitaria y la celebración de elecciones presidenciales libres, justas y transparentes con la participación de todos los actores y observación internacional.

La crisis política en Venezuela se agudizó el pasado 23 de enero, cuando el líder del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, se proclamó presidente encargado tras la toma de posesión de Nicolás Maduro en un segundo mandato y después de unas elecciones que no contaron con observación ni reconocimiento internacional.

Desde entonces, Guaidó ha sido reconocido por más de medio centenar de países.

El canciller de Uruguay, Nin Novoa, confió al inicio del encuentro en “la mejor voluntad (de las delegaciones) para encontrar una solución a este problema que afecta a toda América del Sur”.

Su homólogo chileno Ampuero manifestó a los medios la importancia del diálogo para lograr una solución a la situación política y humanitaria en Venezuela.

“Estamos compartiendo nuestra visión de lo que es la región y Venezuela, y subrayando lo importante que es mantenernos en contacto con mucho optimismo y entusiasmo y avanzando en esa dirección”, dijo.

“Lo más importante para Chile siempre es el diálogo y la búsqueda de soluciones pacíficas, esa es nuestra filosofía y la de muchos otros países. En ese sentido hay mucha convergencia con la UE” resaltó Ampuero.

Fuente: El Comercio- Nota original: LINK