Compartir

Las temperaturas en España y Portugal se dispararon el viernes hasta niveles casi récord en plena ola de calor en Europa, con los gobiernos poniendo a los servicios de emergencia en alerta por el riesgo de incendios forestales.

Shutterstock

La ola de calor en la península ibérica, causada por la entrada de una masa de aire caliente procedente del norte de África, es la más severa desde 2003. En otros puntos del continente, el verano ha traído incendios forestales y sequía a lugares tan distantes como Reino Unido, Escandinavia y Grecia.

Las temperaturas en muchas partes de España y Portugal se mantendrán por encima de los 40 grados Celsius al menos hasta el domingo, y podrían subir otros 2 o 3 grados. Eso podría llevarlas por encima del récord europeo anterior de 48 grados Celsius, establecido en Atenas en 1977.

Los anteriores máximos históricos en España y Portugal fueron de un poco más de 47 grados. En Portugal, medios locales publicaron historias sobre cómo las temperaturas podrían superar a las del Valle de la Muerte en California, uno de los lugares más tórridos del mundo.

Se prevé que varios puntos de la árida región del Alentejo, en el sur del país, alcancen los 47 grados. El país se declaró el jueves en alerta máxima para tratar de evitar que se repitan los peores incendios de su historia del año pasado, que causaron la muerte de 114 personas.

François Jobard, meteorólogo de Meteo France, dijo que la masa de aire caliente del norte de África “posiblemente provocará temperaturas récord en Portugal y España, con 45 grados previstos desde ahora hasta el sábado, e incluso más”.