Compartir

El expresidente de la República, Rafael Correa, cuestionó el contenido de la consulta popular planteada por el Ejecutivo, sobre todo la pregunta 3 que tiene ver con la conformación de un Consejo de Participación Ciudadana y Control Social transitorio a la que calificó de un “golpe de Estado”.

Agencia Andes

“Esa pregunta 3 es un verdadero golpe de Estado. Es inconstitucional por donde se la vea”, señaló la mañana de este lunes durante una entrevista en la radio CRE de esta ciudad portuaria, en el tercer día de su primer retorno al país desde que dejó el poder el pasado 24 de mayo.

Cuestionó que de aprobarse esa pregunta se estaría dando paso a la remoción de los integrantes de una función del Estado y al nombrar “a dedo” a los reemplazantes se restaría las funciones del Legislativo, pues se buscará remover a los titulares de todos los organismos de control, cuya potestad recae exclusivamente en el Parlamento.

Respecto a la pregunta sobre la postulación indefinida dijo que la Corte Constitucional ya se pronunció, por lo que un dictamen contrario sería regresión de derechos garantizados en la Carta Magna.

El exjefe de Estado también recordó que la consulta no estaba contemplada en el plan de gobierno de Alianza PAIS, movimiento que triunfó en las elecciones presidenciales del pasado 2 de abril, por lo que consideró que se han traicionado los postulados de la organización. Por eso pidió disculpas al pueblo por esta situación que “no la esperábamos”.

Correa también denunció la supuesta persecución, a través de glosas de la Contraloría, a funcionarios de su gobierno y otros que están en funciones a cambio de apoyo al gobierno. Dijo poseer una lista, aunque no la detalló, de funcionarios que han recibido este tipo de amenazas.

El exmandatario también se refirió al caso Odebrecht y señaló que fue en su gobierno que se comenzó a realizar las indagaciones respecto a esta trama de corrupción. En ese sentido dijo que confía en la inocencia del vicepresidente Jorge Glas, a quien consideró como un “perseguido político” del actual gobierno.

Sobre este proceso cuestionó la resolución de la Fiscalía del Estado de absolver a los directivos de la constructora en Ecuador y señaló que presuntamente se trata de un complot con la empresa brasileña para apoderarse de la Vicepresidencia de la República.

El expresidente también se refirió a otros temas como la defensa de la Ley de Comunicación, de la cual, dijo, no es una “Ley de Medios” sino más bien una ley que garantiza derechos de los trabajadores de la comunicación y no establece clausura de medios de comunicación como sí lo determinaba la anterior norma dispuesta en tiempos de la dictadura militar de los años 1970.

También destacó que durante los últimos años de su mandato tuvo que sortear una crisis externa derivada de la caída de los precios del petróleo, a lo que se sumó el terremoto del 16 de abril de 2016 y el pago a la petrolera Oxy por compromisos adquiridos en gobiernos pasados.

El expresidente Correa, arribó la madrugada del pasado sábado a Guayaquil, con miras a participar en la próxima convención nacional del movimiento Alianza PAIS, prevista para el 3 de diciembre en la ciudad de Esmeraldas. Durante su estadía ha mantenido encuentros con partidarios en las ciudades de Guayaquil, Durán, Cuenca y en la provincia de Manabí.

Fuente: Agencia Andes