Compartir

A los 76 años falleció la cantante Aretha Franklin, un mito viviente en la música de Estados Unidos donde se coronó como la indiscutible “reina del soul”.

CNN

La cantante fue diagnosticada con cáncer de páncreas en 2010, y se había mantenido luchando por su vida durante los últimos años, en su residencia en Detroit, en los cuales nunca dejó la música.
Su última actuación fue en noviembre de 2017 para un concierto en Nueva York de la fundación Elton John para la lucha contra el sida.
La intérprete también apodada “lady soul” además de ser una de las más grandes exponentes del góspel, también se distinguió como una activista de los derechos raciales y de la liberación femenina en su país.