Compartir

El sábado 5 de mayo fue la última vez que Gloria Gavilánez se comunicó por teléfono con su hijo Wilson Ilaquiche, que el próximo mes cumple 29 años, militar del Ejército reportado como desaparecido en la población de Tobar Donoso (Carchi), límite fronterizo entre Ecuador y Colombia, desde la noche del pasado sábado.

EL Telégrafo

El domingo, Día de la Madre, Gloria nuevamente llamó a su hijo, pero el teléfono celular estaba apagado. Desde ese momento se preocupó por no tener información de su familiar. En horas de la noche, un oficial le dio la noticia de la desaparición de su vástago, contó.

El lunes decidió viajar con su hermano materno Héctor Sigcha desde Valencia, provincia de Los Ríos, donde residen, hasta Esmeraldas. De inmediato se trasladaron al Batallón de Infantería Motorizado Bimot-13, para tener información oficial de la desaparición.

Wilson Ilaquiche fue transferido hace un mes, con un contingente de tropa, desde el Grupo de Fuerzas Especiales Nº 26 Cenepa, acantonado en Quevedo, Los Ríos, para reforzar la seguridad en la frontera norte. “Nos comentaba que la situación en la frontera norte estaba un poco complicada por la guerrilla y los incidentes causados por Guacho, pero que se encontraba bien”, recordó su tío Sigcha.

Esta nueva desaparición en la zona de la frontera norte se suma al secuestro de la pareja de Santo Domingo, ocurrido hace un mes, y al plagio y posterior asesinato del equipo periodístico de El Comercio, que fue secuestrado el 26 de marzo en Mataje, Esmeraldas.

Estas acciones se dieron tras atentados y hechos violentos ocurridos desde enero pasado en San Lorenzo y Eloy Alfaro, frontera norte, en Esmeraldas, los cuales han sido atribuidos al frente de Oliver Sinisterra, liderado por alias Guacho.

Tras el asesinato de los periodistas, circularon mensajes en redes sociales sobre una supuesta recompensa que daba alias Guacho por la captura de militares ecuatorianos. Esto, mientras Ecuador y Colombia también ofrecían dinero por información para dar con el paradero de Guacho. Ante ello, personal militar y policial extremaron precauciones.