Compartir

Dos activistas del colectivo feminista Femen interrumpieron un concierto de Woddy Allen en Hamburgo, al norte de Alemania, para denunciar la "cultura del silencio" en torno a las presuntas agresiones sexuales de las que lo acusa su hija adoptia, Dylan Farrow.

Shutterstock

Las activistas, que llevaban escritas sobre el pecho declaraciones de Farrow en las que acusa a Allen de agresiones sexuales cuando era niña, irrumpieron sobre el escenario 20 minutos después del inicio del concierto.
“Recordaron al mundo y a los amantes del jazz que Allen no es únicamente ese encantador cineasta neurótico, músico y actor”, explicó en su página de Facebook Femen-Alemania, al tiempo que publicaba el video de la protesta.