De un presupuesto de USD 830 millones, la Alcaldía asignó USD 20 millones para el campo de la seguridad, apenas el 2%, criticó el urbanista y experto en seguridad, Fernando Carrión.

NotiMundo - Derechos Reservados

En Notimundo al Día, Fernando Carrión, urbanista y experto en seguridad, señaló que el primer paso en esta problemática es comprender los niveles de violencia que se están registrando en la capital, donde detalló tres en específico:

  1. Violencia común, donde están los robos, asaltos e incluso asesinato
  2. Mercados ilegales, que involucra al narcotráfico y en los cuales la capital ya registra altos índices de consumo y venta de drogas; y,
  3. Violencia discriminatoria, con casos de femicidio, racismo y xenofobia.

Carrión lamentó que la seguridad no ha sido una prioridad para el Municipio de Quito, pues de un presupuesto de USD 830 millones, solo se asignó entre 16 y 20 millones para este campo, apenas el 2%. En este punto, el Urbanista criticó que la recaudación de la tasa de seguridad, que representa alrededor de USD 8 millones para el cabildo, vayan para la Policía, “es decir, financian al Gobierno Nacional, cuando la lógica debería ser al revés”.

El experto en seguridad y narcotráfico resaltó la necesidad de una política de prevención. En este sentido, detalló tres formas que pueden funcionar para la capital: la prevención situacional, en medidas como la iluminación de espacios públicos; prevención comunitaria, con la optimización de las Unidades de Policía Comunitaria; y, la prevención social, donde converge el empleo y planes de desarrollo económico, lo cual “no se está impulsando desde la Municipalidad”.

Criticó que no existan planes integrales para generación de empleo o formalidad de los comerciantes. “Lo que se hace es reprimir, y me parece que la represión, después de lo que se ha vivido por la pandemia, tiende a reproducir los niveles de violencia, enfatizó.

Respecto a las medidas impulsadas desde la Alcaldía, como el control al porte de armas blancas, criticó que “se viene tratando desde hace un año y medio, pero el Municipio no ha sido capaz de poner la normativa a consideración del propio Concejo (de Quito)”, y  añadió que “aquí las prioridades están por otro lado.

Carrión insistió en llevar un trabajo conjunto y articulado entre las autoridades, para resolver la crítica situación que se atraviesa, y reiteró la necesidad de una buena política de seguridad para la capital.

Mira la entrevista completa: