Compartir

Israel celebró este domingo el espaldarazo diplomático que supone sobre su posición sobre Jerusalén el traslado de la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv a esta ciudad, con una recepción que estuvo encabezada por el primer ministro israelí y titular de Exteriores, Beniamin Netanyahu.

Efe

Cuarenta países de los 86 invitados, entre ellos los europeos Rumanía, Hungría, Austria y la República Checa, confirmaron su asistencia al acto en la sede de Exteriores, que protagonizó la delegación enviada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para participar en la inauguración de la legación este lunes en Jerusalén.

La misión -encabezada por el subsecretario de Estado de EE.UU., John Sullivan; la hija y asesora del presidente, Ivanka Trump, su marido y también asesor presidencial Jared Kushner, y el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin- aplaudió los agradecimientos de Netanyahu.

“Lo haremos en el 70 aniversario de Israel. Setenta años de libertad y democracia”, dijo Mnuchin, ya que el cambio coincide con la declaración de independencia del Estado de Israel hace siete décadas.

“Lo que está haciendo Estados Unidos es cumplir la ley porque el traslado ya se aprobó en 1995, pero los presidentes habían rechazado aplicarla”, aseguró a Efe el congresista estadounidense Mario Diaz-Balart, quien viajó a Israel junto a otros legisladores como muestra de apoyo.