Compartir

La Fiscalía de Brasil pidió oficialmente este viernes, 6 de octubre, el aumento de la pena a nueve años y medio de prisión que le fue impuesta en primera instancia al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en el único proceso por corrupción en el que ha sido condenado hasta ahora.

Infobae

En un parecer enviado este viernes al Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, la corte que tiene que pronunciarse sobre la condena contra el exjefe de Estado en segunda instancia, el Ministerio Público Federal solicitó el aumento de la pena impuesta en la primera instancia por considerar que el exmandatario incurrió tres veces diferentes en el mismo delito y no sólo una vez, aunque no especificó cuántos años.

En esta causa, el juez decimotercero federal de la ciudad de Curitiba, Sergio Moro, responsable por la investigación del escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras en primera instancia, consideró a Lula culpable de los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

Lula fue acusado en este proceso de haber recibido ventajas ilícitas de la constructora OAS como parte de pago por los tres millonarios contratos que Petrobras le adjudicó irregularmente a esa empresa. Entre tales ventajas destaca la entrega de un apartamento de playa en Guarujá, municipio en el litoral del estado de Sao Paulo, cuya propiedad es atribuida al ex jefe de Estado pese a que no existen papeles a su nombre.

En su parecer de hoy al tribunal, el fiscal Mauricio Gotardo Gerum alega que el expresidente tiene que ser condenado por corrupción de forma independiente por cada uno de los tres contratos con que su Gobierno benefició ilegalmente a la OAS. “En cada contrato firmado entre las contratistas y Petrobras, que en el caso de la OAS fueron tres, se renueva la oferta de ventajas, por lo que cada uno constituye un crimen autónomo”, afirma el fiscal.

Fuente: El Comercio