Compartir

650.000 hogares están sin luz en el sureste estadounidense. Solo en Carolina del Norte 550.000 familias no tienen suministro. Hay 150 rescatados, pero no hay víctimas mortales.

EFE

Aunque su furia de categoría 1 es menor a la esperada, ya que hace dos días fue 4, el peligro radica en las inundaciones y los cortes de energía que durarán hasta la siguiente semana.

El Servicio Meteorológico Nacional estadounidense indicó que casi 5 millones de personas presenciarán al menos 10 pulgadas de lluvia a medida que la lenta tormenta avanza en la zona. Cinco estados costeros, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Maryland y Virginia, y la capital federal Washington DC, fueron declarados en emergencia por Florence.

650.000 usuarios sin luz De acuerdo con el diario The Washington Post, una de las poblaciones que más sufre las consecuencias es Carolina del Norte, donde 450.000 usuarios se quedaron sin suministro eléctrico. Otras 200.000 personas del sureste también sufrieron cortes. En la ciudad de New Bern, las autoridades apoyadas por efectivos de la Guardia Nacional rescataron de sus viviendas a 150 personas en bote. Otras 60 más fueron rescatadas de sus coches.

“Si alguien pudiera ayudar… nuestros automóviles están bajo el agua y nuestra casa está inundada hasta el ático”, escribió una usuaria en Twitter llamada Brianna desde New Bern, comunidad situada junto al río Neuse, que sufre los efectos de la marejada ciclónica que coincide con la marea alta.

Otros que se subieron a los tejados de sus casas fueron los vecinos de Belhaven, en el mismo estado sureño, después de que por las lluvias se desbordara el río Pungo y sus aguas sobrepasaron las viviendas. Estas personas desobedecieron la orden de evacuación obligatoria de los 1,7 millones que habitan en esta zona.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, destacó y agradeció a través de Twitter el “increíble” trabajo de las autoridades y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés). Hasta el cierre de esta edición no se habían reportado víctimas mortales.

Fuente: EFE