Para las elecciones generales del 2021, el valor del Fondo de Promoción Electoral podría incrementarse en el 59 %, respecto del que se determinó para las elecciones que se realizaron en el 2017.

Simulacro electoral/ Crédito: Twitter CNE

La razón: las reformas al Código de la Democracia que aprobó la Asamblea Nacional en febrero pasado, el aumento del número de electores inscritos en el Registro Electoral, así como el incremento de organizaciones políticas.

La Constitución en su artículo 115 garantiza que el Estado, a través de los medios de comunicación, asigne de forma “equitativa e igualitaria la promoción electoral” para la difusión de las propuestas de las candidaturas. Su gestión está a cargo del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Aunque se desconoce el presupuesto total que se ejecutará para el desarrollo de los comicios, en las proyecciones que se analizan en el Consejo, se estima que para la promoción electoral de los candidatos se requerirán $42 843 018.

Esto supondría un incremento del 59 % frente a las elecciones del 2017, en las que se destinó $26 945 676.

Los análisis internos señalan que existe un parcial incremento del 2,4 % en el número de electores para el 2021, hasta el momento proyectado en 13 128 829, pues aún no se cierra al padrón. En el 2017 fueron 12 816 698.

No obstante, lo que más incidiría en el aumento del fondo es el número de organizaciones políticas que pueden presentar candidatos. Por ejemplo, en el 2017 había 16 agrupaciones que presentaron 15 listas de candidatos para asambleístas nacionales, lo que implicó el 94 % de participación.

Actualmente, se registran 23 grupos políticos, de los que se proyectan 22 posibles listas de candidatos para asambleístas nacionales. Por lo que se prevé un aumento de $4 millones requeridos solo para esa dignidad, de acuerdo con los datos que se manejan en el CNE.

A esto se suma que las reformas al Código de la Democracia aumentaron los valores del límite del gasto electoral.

El artículo 202 reformado estableció que la promoción electoral no podrá superar el 15 % del máximo de gasto para las diferentes dignidades. Excepto para los binomios presidenciales que no deberá exceder el 12 % para la primera vuelta, y el 40 % del máximo del gasto electoral calculado, en el caso de existir una segunda vuelta.

Para los candidatos a asambleístas del exterior no debe superar el 45 %, y las alianzas recibirán como incentivo el 20 % adicional al monto asignado por cada organización participante.

También se modificó el artículo 209 de la norma. Así, con el anterior código, para los binomios presidenciales el valor de su promoción era de $0,15 multiplicado por el número de electores. Con los cambios, este aumentó a $0,40.

Para los parlamentarios andinos pasó de $0,05 a $0,10. Para asambleístas nacionales y provinciales, de $0,15 a $0,30, y el límite del gasto pasó de $15 000 a $30 000.

Para los candidatos a legisladores para el exterior se incrementó de $0,30 a $0,60.

En la cuantificación se evalúa que para los postulantes a asambleístas nacionales se asignaría al fondo de promoción $12 997 540 por 22 listas, y para cada lista $590 797; a diferencia del 2017 que alcanzó los $8 651 271 para las 15 listas, en las que cada una recibió $576 751.

En medio de la crisis económica que enfrenta el país, que se ahondó por la emergencia sanitaria por la propagación del COVID-19, el presidente Lenín Moreno anunció en marzo pasado que dispuso al ministro de Finanzas, Richard Martínez, que “elimine gastos innecesarios del próximo proceso electoral”, para lo que se preveía eliminar este rubro.

En el consejo consultivo con las organizaciones políticas que se realizó la semana pasada, la presidenta del CNE, Diana Atamaint, explicó que los sujetos políticos pueden decidir si usan o no el fondo para su campaña; o el jefe de Estado podrá decidir si asigna esta partida, debido a la vigencia del estado de excepción que le permitiría disponer de los recursos en casos de emergencia. (I)

Álvaro Noboa ofrece ‘arreglar el problema’ de su partido

“Yo también arreglaré este problema”, anunció el líder del partido Adelante Ecuatoriano Adelante, Álvaro Noboa, al conocer la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de ratificarse en la cancelación de la organización.

El CNE “ha cancelado nuestro partido para que la mayoría de los ecuatorianos no tengan derecho a votar por Álvaro Noboa, que es por quien quieren votar. No se preocupen, póngase tranquilos, yo también les arreglaré este problema”, expresó Noboa en un mensaje público.

El martes, el CNE se ratificó en la cancelación de la agrupación con los votos de Esthela Acero, José Cabrera y la dirimencia de Diana Atamaint. Luis Verdesoto y Enrique Pita votaron en contra. El partido apelará ante el Tribunal Contencioso Electoral.

Nota Original: El Universo – LINK