Compartir

El primer ministro francés, Édouard Philippe, anunció este martes 4 de diciembre de 2018 la congelación de los precios del gas, la electricidad y de los carburantes como medidas de choque para "apaciguar" las protestas de los llamados "chalecos amarillos".

Shutterstock

En una declaración televisada, Philippe consideró que “ningún impuesto merece poner en peligro la unidad de la nación”, y adelantó que también se suspende el endurecimiento de la inspección técnica de vehículos, otra de las demandas originales del movimiento.

“Esta cólera, que viene de lejos y durante mucho tiempo ha estado muda, hoy se expresa con fuerza y de forma colectiva. Habría que estar sordo y ciego para no verla y escucharla”, señaló el primer ministro, quien dijo que se abrirá un diálogo nacional para revisar por completo el sistema fiscal francés.

Las medidas anunciadas por el Gobierno francés sacaron a la calle a miles de personas organizadas en un movimiento bautizado como “chalecos amarillos”, que desde mediados de noviembre de 2018 bloquean carreteras en todo el país y en los últimos semanas han derivado en incidentes violentos en la capital París.

El movimiento recibe el nombre de los chalecos reflectantes, es amplio y difuso y no está impulsado por ningún partido o sindicato.

Fuente: El Comercio – Nota original: Link