Compartir

Una fuerte lluvia y granizada se registró la tarde de este jueves 3 de mayo del 2018 en Quito. El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) informó que desde las 15:18 "se registran 22 mm de precipitación sobre la ciudad", por lo que alertó sobre inundaciones en las vías.

Twitter AMT

El ECU 911 reportó acumulación de agua en varios sectores de la capital luego de la intensa lluvia. Uno de ellos fue el paso deprimido de la avenida 10 de Agosto y Naciones Unidas, en el norte de Quito. En ese lugar, se suspendió el paso de los vehículos y de las unidades del transporte integrado Trolebús. El agua se elevó y superó las líneas que dividen el carril exclusivo.

Una situación similar se presentó en el sector de La Y. El agua cubrió el paso a desnivel. En la avenida De los Shyris se registraron inconvenientes para la circulación de personas y vehículos en las vías por la gran cantidad de agua y hielo que generaron problemas en las alcantarillas.

El parque La Carolina fue cubierto por una capa de hielo, tras la fuerte granizada. En el lugar, un manto blanco ocupó la mayor parte del lugar. Otro de los sitios afectados fue la Plataforma Financiera, en Iñaquito. Alrededor de la estructura, las vías fueron cubiertas por agua que impidieron el paso de vehículos.

En redes sociales, los usuarios mostraron fotos en donde se puede ver que el agua ascendió hasta el borde superior de los neumáticos de los vehículos.

La avenida De los Granados también sufrió afectaciones. En el lugar, el paso deprimido que conecta esa vía con la av. Eloy Alfaro fue suspendido al tránsito vehicular. Hasta ese sector llegaron funcionarios para remover el hielo.

Asimismo la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), a través de su cuenta de Twitter, reportó que debido a las lluvias se cerró un carril sobre la avenida Mariscal Sucre y Loja, en sentido norte-sur en el sector de San Roque, centro de Quito, por acumulación de agua. Hasta las 16:11, las autoridades no han informado sobre personas afectadas por estos incidentes provocados por las lluvias.

Fuente: El Comercio