Existe polémica en el país por un plan para que el Ejército de EE.UU. utilice la pista de aterrizaje del aeropuerto de Galápagos. Ante esto, el presidente Lenín Moreno aseguró que no existirá una base extranjera como la de Manta.

Ecuador y EEUU
NotiMundo - Derechos Reservados

A finales del mes de mayo, el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, anunció que EE.UU. se ocupará de la ampliación del aeropuerto de la isla de San Cristóbal. Esto como parte de un acuerdo, entre ambos países, de cooperación en materia de narcotráfico, seguridad marítima y lucha contra la pesca ilegal.

Estas declaraciones generaron controversia a nivel nacional e internacional. Sin embargo, Jarrín dijo que en Galápagos no se instalará una base militar de Estados Unidos. Según dijo, hubo una mal interpretación sobre un portaviones en las islas. “No se puede interpretar como una base extranjera como se ha dicho maliciosamente”, apuntó.

Por su parte, el presidente Lenín Moreno negó que haya o vaya a haber bases militares extranjeras en el país. En su cuenta de Twitter, el primer mandatario publicó un comunicado al respecto: “Preservamos con celo las Islas Galápagos. La vigilancia aérea es una actividad conjunta entre varios países para cuidar este patrimonio mundial”.

Esta decisión provocó fuertes críticas, la Asamblea Nacional resolvió fijar la comparecencia del ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, y otros funcionarios de Gobierno para que informen sobre los alcances de la utilización del aeropuerto de las islas Galápagos para operaciones de aeronaves de Estados Unidos.

De su lado, el presidente del Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos, Norman Wray, afirmó que acudirán a la Asamblea Nacional para explicar el alcance del acuerdo de cooperación con EE.UU., cuyo fin “es luchar contra el narcotráfico y la pesca ilegal“.

Para el analista internacional, Esteban Santos, el acuerdo de cooperación bilateral con Estados Unidos es positivo porque ayudará a combatir enemigos comunes, como el narcotráfico.

Santos, explicó que el Ecuador se encuentra en la necesidad de captar la mayor ayuda y cooperación posible para combatir los negocios ilícitos que se producen en alta mar; “porque es evidente que el país no cuenta con los recursos necesarios para enfrentar el problema solo”.

Mario Pazmiño, experto en seguridad, afirmó que esta es una decisión acertada para combatir el crimen organizado en la zona. Los aviones, dijo Pazmiño, permiten captar la presencia de aeronaves o embarcaciones con amplitud y hacia mar adentro. Esto, genera un mayor alcance y efectividad en el trabajo en contra de las actividades ilícitas en esa zona.

Finalmente, sobre este tema, el nuevo embajador de Estados Unidos en Ecuador, Mike Fitzpatrick, confirmó que no existe un acuerdo firmado entre Quito y Washington para el uso del aeropuerto San Cristóbal en Galápagos y que de darse un entendimiento en ese sentido será en el marco del respeto a la Constitución.

El representante del gobierno estadounidense señaló que Galápagos es una zona estratégica por cómo están operando actualmente los carteles colombianos que utilizan esta ruta para pasar la droga con dirección al norte.

En ese marco destacó los acuerdos de cooperación para capacitación de la Policía y de las Fuerzas Armadas, a esta última se apoya con vuelos de vigilancia desde hace un año.

Además, el portavoz del Pentágono, Chris Mitchell, a través de un comunicado, dijo que “mientras la relación sobre defensa entre Estados Unidos y Ecuador continúa avanzando en una dirección positiva, el Departamento de Defensa no ha firmado un acuerdo con el gobierno de Ecuador, para utilizar el aeropuerto de Galápagos y no está en negociaciones formales para hacerlo”.

Autor: Nicole Moncayo