Compartir

La Asociación de Propietarios de Gasolineras del Guayas advirtió que dejará de comprar gasolina súper si el Gobierno no revisa el margen de ganancia. Sin embargo, aún no hay fecha establecida para llevar a cabo la acción.

Fotografía: Shutterstock

El Gobierno decretó un incremento en el precio de este derivado que rige desde el pasado lunes 27 de agosto del 2018. Además, estableció que el margen de ganancia será de USD 0,51 por galón para los gasolineros.

Así lo confirmó el presidente del gremio, Leonardo Alvarado. La decisión se dio a conocer este miércoles 29 de agosto del 2018, tras una reunión entre los miembros de la asociación, representantes de los transportistas y tanqueros en la provincia.

El gremio coordina con el resto de las asociaciones del país “a efecto de dar cumplimiento en conjunto, si es que el Gobierno no atiende nuestro pedido de tratar el tema con profundidad”, dijo Alvarado.

Añadió que tras la eliminación del subsidio a la súper, los gasolineros tendrán que invertir mayor capital operativo y no recibirán la misma utilidad por su trabajo.

Señaló que con el aumento del combustible de USD 2,26 a 2,98 para venta al consumidor, el sector tendrá que invertir USD 8 000 en promedio por cada 10 000 galones que compren al mes.

Mientras que la rentabilidad será entre USD 0,06 y 0,07 más baja que antes de la medida ejecutiva, explica Alvarado.

El sector, además, pide que se revisen los márgenes de utilidad en el resto de gasolinas que se mantienen congelados desde hace 15 años.

En Guayas existen alrededor de 180 distribuidores de gasolina. Semanalmente adquieren unos 6 000 galones de gasolina súper, cifra que puede variar dependiendo del volumen de ventas.

En Manabí, este miércoles 29 de agosto, un grupo de gasolineros decidió no comprar súper como una medida de presión al presidente de la República, Lenín Moreno, para mostrar su “inconformidad”, pues consideran que no se les tomó en cuenta al momento de analizar la eliminación de los subsidios.

Ramón Zambrano, coordinador nacional de la Federación Nacional de Distribuidores de Combustible, señaló que cerca de 50% de los distribuidores en la provincia se sumó a esta medida.

“Al subir el precio de la súper, cerca del 40% de consumidores va a migrar a las ecopaís y extra. Además, nosotros deberemos tener mayor cantidad de dinero o capital de trabajo para poder comprar una gasolina cara”, dijo.

El también propietario de la gasolinera Caballo de Troya dijo que el gremio atraviesa dificultades económicas por las bajas ganancias. Sostuvo que cerca de 70% de las gasolineras de la periferia (ubicadas en carreteras, ciudades pequeñas, parroquias) están “trabajando a pérdida”.

Aunque descarta que se suspenda el servicio de la gasolina súper de forma indefinida, Zambrano aseguró que seguirán insistiendo en una reunión con representantes del Gobierno. “Queremos ser parte del diálogo que ha abierto el Presidente. Hemos enviado las cartas necesarias para ser tomados en cuenta”.

Este Diario consultó a la Superintendencia de Control de Poder del Mercado y el Ministerio de Hidrocarburos sobre el tema. Se espera una respuesta.

Fuente: El Comercio