El Ministerio de Defensa de Colombia anunció el 13 de agosto del 2018 que en coordinación con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) activó los protocolos para la puesta en libertad de nueve secuestrados por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

EFE

“Dichos protocolos incluyen los parámetros necesarios de seguridad que deben garantizar la vida de los secuestrados y la integridad de todos los intervinientes, así como de los miembros de la fuerza pública”, señaló el Ministerio en un comunicado.

Según detalla, el siguiente paso será que el ELN facilite las coordenadas “para proceder a la liberación de los secuestrados”. “En estricto cumplimiento de las normas del Derecho Internacional Humanitario (DIH), (los miembros del ELN) tienen la obligación de dejar en libertad a los secuestrados de manera inmediata sin condicionamiento alguno”, agrega la información.

El pasado 3 de agosto, el ELN secuestró a un grupo compuesto por tres policías, un militar y dos civiles cuando se desplazaba por el río Arquía, en el oeste de Colombia.

Los secuestrados son el intendente Wilber Rentería, el subintendente Luis Carlos Torres Montoya y el patrullero Yemilson Leandro Gómez Correa, de la Policía; el soldado profesional Jesús Alberto Ramírez Silva y dos civiles cuyos nombres no fueron suministrados.

Todos ellos se desplazaban en un bote por el río Arquía que navegaba entre Vidrí, en el departamento de Antioquia (noroeste), y Quibdó, capital del Chocó (oeste), cuando fueron secuestrados en el corregimiento (aldea) de Tagachí, que forma parte de Quibdó.