Compartir

Varias empresas con sede en Cataluña han empezado a cambiar su emplazamiento social y a plantearse cómo afrontar la incertidumbre política generada en esa región española tras el referéndum ilegal del 1-O (1 de octubre), con la intención de proteger a sus clientes y accionistas.

CNN

El Gobierno español aprobará previsiblemente mañana un decreto ley que permitirá a las compañías acordar el cambio de su sede social sin someter esa decisión a la junta de accionistas, lo que aceleraría su salida de Cataluña, confirmaron este jueves, 5 de octubre del 2017, a Efe fuentes empresariales.

El Gobierno regional catalán, que celebró el pasado domingo un referéndum soberanista ilegal suspendido con anterioridad por el Tribunal Constitucional, no descarta realizar en los próximos días una declaración unilateral de independencia.

La Comisión Europea ha reiterado que si una región se separa de un país miembro inmediatamente quedará fuera de la Unión Europea (UE).

El Banco Sabadell, el quinto de España por activos, con 2 548 oficinas y unos 26 000 empleados, anunció hoy el traslado de su sede social de su sede social a la ciudad valenciana de Alicante (este).

Ese cambio de sede permite garantizar que la entidad estará bajo el paraguas de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), con acceso a líneas de liquidez, además de que el pago de impuestos de la sociedad se realizará en la ciudad en la que tenga su nuevo domicilio social.

También Caixabank, el tercer banco español por número de activos, prevé convocar mañana un consejo de administración extraordinario para debatir el traslado de su sede social fuera de Cataluña, confirmaron hoy a Efe fuentes financieras.

Fuente: El Comercio