Compartir

Luego del supuesto atentado en contra del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ocurrido el pasado sábado; el Gobierno del país ha determinado a los presuntos responsables.

EFE

Como un intento de asesinato, así definió el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al supuesto ataque perpetrado en su contra durante un acto de aniversario de la Guardia Nacional el pasado sábado.

 Se trató de la explosión de artefactos que estaban instalados en drones. Maduro responsabilizó del hecho, en primera instancia, al mandatario saliente de Colombia, Juan Manuel Santos.

Por ello, seis personas fueron detenidas para indagaciones por magnicidio. Según Maduro, los financistas del hecho vivirían en territorio estadounidense.

 Por su parte, John Bolton, asesor de seguridad nacional de Washington, repudió las manifestaciones de Maduro.

Este lunes, miles de personas salieron a las calles en apoyo al primer mandatario, mientras otros sospechaban de una supuesta farsa establecida por el régimen para aumentar la represión.

Maduro señaló que los autores materiales del hecho fueron entrenados en Colombia y apuntó como responsables a detractores políticos de su gobierno. El Estado indicó que los autores habrían recibido 50 mil dólares por la operación.

El régimen señala al diputado opositor Jorge Borges, como cómplice para que los responsables se entrenen en territorio colombiano, por esta razón le quitaron la inmunidad parlamentaria, con el fin de indagarlo.

En tanto, el exjefe de la policía del país, Salvatore Lucchese, reveló que formó parte de la organización para lanzar los drones.

Al momento, continúan las investigaciones para esclarecer el caso, mientras la comunidad internacional pide que Maduro fije sus esfuerzos ante el éxodo masivo de sus ciudadanos.