China anunció más de 500 casos de contagio del nuevo coronavirus en sus cárceles; de las cuales, dos cuentan cada una con al menos 200 detenidos infectados, lo que aumenta los temores a nuevos focos de propagación.

china-coronavirus-presos
El gobierno chino utiliza herramientas tecnológicas, como el rastreo de teléfonos. Y otros países empiezan a mirar a soluciones similares. Crédito: EFE

La provincia de Hubei, en el interior del país y epicentro de la epidemia, informó el viernes de 271 contagios en sus cárceles, de los cuales 220 todavía no habían sido contabilizados por las autoridades provinciales.

Unos 230 casos fueron registrados en la cárcel de mujeres de Wuhan, capital de la provincia, y 41 casos se dieron en otros establecimiento, precisó He Ping, director de la administración penitenciaria en el ministerio de Justicia. “Me echo la culpa”, declaró en una rueda de prensa.

También se identificaron al menos 34 contagios en la prisión de Shilifeng, en la provincia de Zhejiang (este).

Guardia provocó contagio

Un guardia empleado en la prisión afectada había “ocultado deliberadamente” que había viajado a Hubei a mediados de enero y continuó después trabajando, lamentó Xu Xiaobo, director adjunto de justicia en Zhejiang.

El guardia, que dio positivo a finales de enero, “contagió a muchos prisioneros”, reconoció Xu, según el cual los detenidos contagiados están ahora aislados para recibir tratamiento.

Además, al menos 200 detenidos y siete guardias de la prisión de Rencheng, en la provincia de Shandong (este), fueron contagiados con el virus, indicaron las autoridades sanitarias provinciales.

Fuente: El Universo – Nota Original: LINK