Las autoridades de la municipalidad de Hiroshima recordaron a las víctimas y las escenas de horror que vivió la ciudad hace 74 años en la explosión de la bomba atómica; además, alertaron al mundo de los peligros de la guerra.

hiroshima-bomba
Ciudadanos de Hiroshima se reunuieron en el Parque de la Paz para conmemorar el aniversario del bombardeo atómico. Crédito: EFE

La ciudad japonesa de Hiroshima instó, este martes 6 de agosto, a los jóvenes a no olvidar ni menospreciar la tragedia atómica e hizo un llamamiento a los líderes mundiales, especialmente a Japón, para que suscriban el Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares.

“Para enfrentar nuestras circunstancias actuales y lograr un mundo pacífico y sostenible, debemos trascender las diferencias de estatus u opinión. Para lograrlo, las generaciones venideras no deben desestimar los bombardeos atómicos y la guerra como meros hechos del pasado“, dijo el alcalde de la ciudad, Kazumi Matsui, en su discurso en la ceremonia de conmemoración del 74 aniversario del bombardeo.

En un acto celebrado en el Parque de la Paz (ubicado cerca de la zona cero de la explosión), al que asistieron representantes de unos 90 países, Matsui leyó poemas y textos escritos por supervivientes, en los que hablan de los horrores del bombardeo y piden que algo así no le ocurra a futuras generaciones. “Somos suficientes”, reza uno.

El alcalde de la localidad nipona pidió a la sociedad adoptar un “espíritu de tolerancia” para luchar juntos contra las adversidades actuales: el ascenso del nacionalismo, el aumento de las tensiones por la exclusividad y la rivalidad, y el desarme nuclear estancado.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, también ofreció unas palabras en la ceremonia en la que se refirió a la meta de lograr un mundo sin estas armas, pero evito cualquier referencia al tratado.

La bomba lanzada sobre Hiroshima hace 74 años detonó con una intensidad de unos 16 kilotones a unos 600 metros de altura muy cerca de donde se levanta el parque donde tuvo lugar la ceremonia, y acabó de forma inmediata con la vida de unas 80 mil personas.

El número aumentaría hacia finales de 1945, cuando el balance de muertos se elevaba a 14O mil, y en los años posteriores las víctimas por la radiación sumaron más del doble.

Tres días después del ataque sobre Hiroshima, el 9 de agosto de 1945, Estados Unidos lanzó una segunda bomba nuclear sobre la ciudad de Nagasaki, lo que forzó la capitulación de Japón seis días después y puso fin a la Segunda Guerra Mundial.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo