Paúl Granda, presidente del Consejo Directivo del Seguro Social, anunció que esta semana arranca el proceso de evaluación de las 167 autoridades de las unidades médicas, con el objetivo de verificar su continuidad o no dentro de sus cargos.

. En total hay 101 hospitales (segundo y tercer nivel) y dispensarios de salud, en todo el país. Créditos: Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

Para ello se aprobó un Reglamento de selección de cargos del nivel jerárquico superior para evaluar a las autoridades o a los cargos de nivel jerárquico superior.

Lo dijo Granda, en una rueda de prensa que se desarrolló la mañana de este lunes 11 de noviembre, en el auditorio del Hospital del Día Central Quito, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

“Hemos solicitado la semana pasada, la renuncia de todo el nivel jerárquico superior y la ratificamos”, recordó. La decisión mencionó, se dio en el marco de un llamado a la transparencia que se planteó a inicios de año.

Además señaló que a partir de esta semana se hará la evaluación y se dará una convocatoria a aquellos profesionales que estén capacitados para cumplir el cargo de gerente de hospitales.

Este proceso tardará entre 90 y 120 días. Sin embargo, aclaró que se dará prioridad a unidades médicas como el Hospital Teodoro Maldonado Carbo, de Guayaquil. En este espacio hubo denuncias sobre irregularidades en los procesos de adquisición de medicamentos, insumos y servicios.

Quienes deseen participar deberán superar al menos 25 parámetros que constan en el Reglamento. Entre ellos, rendimiento, niveles de competencia y otros. “Tenemos un Reglamento que podemos actuar de manera rigurosa y podemos designar a quien esté preparado.

Entre hoy y mañana tendremos noticias de los cambios y aceptación de renuncias”. Sobre las quejas en la atención y la adquisición de medicamentos, Granda mencionó que hoy no hay un modelo de salud en el Seguro Social.

“No tenemos una atención de primer nivel primario”, por lo que se atienden gripes o dolores de estómago, en hospitales. “Esto se podría atender en dispensarios. Ahora hay un modelo para incrementar el número de prestadores y se debe resolver el problema que tenemos. Si somos eficientes se reduce el tiempo de espera.

El modelo se llama Pro Salud; y ya tenemos el diseño y se lo implementará en unos tres o cuatro meses. Habrá un ahorro de dinero también”.

Fuente: El Comercio – Nota Original: LINK