Compartir

El juez argentino Claudio Bonadio se dispone a ordenar este jueves el allanamiento de tres residencias de la expresidenta y senadora Cristina Kirchner, tras ser autorizado por el Senado en el marco de una causa judicial que investiga supuestos sobornos millonarios para adjudicar la obra pública.

Efe

La notificación con la decisión favorable del Senado para allanar los domicilios de la expresidente, votada por unanimidad la noche del miércoles, llegó la mañana del jueves al juzgado, según fuentes judiciales.

La vicepresidente Gabriela Michetti había informado el miércoles por la red Twitter que dada la hora tardía de la votación en el Senado, enviaría este jueves al juez la comunicación con el resultado de la misma.

El pedido de allanamiento fue solicitado por el juez Bonadio y requería la votación en el Congreso, pues la exmandataria (2007-2015), elegida senadora en 2017, está amparada por fueros parlamentarios. Debido a esos fueros, Kirchner no puede ser detenida, pero se la puede imputar y condenar.

Antes de la sesión, la expresidenta difundió el martes una carta a los distintos bloques del Senado en la que se declaró dispuesta a que allanaran sus tres domicilios, un apartamento en Buenos Aires y sus dos residencias en Río Gallegos y El Calafate, en el sur del país.

Además solicitó resguardo de su intimidad, que se prohíba la presencia de cámaras durante los procedimientos y se autorice la presencia de sus abogados y un senador durante los operativos, reclamos que no fueron aprobados por sus colegas de la Cámara alta.

Kirchner, de la corriente de centro-izquierda peronista y quien sucedió a su esposo Néstor Kirchner en la presidencia en 2007, es la persona de más alto rango involucrada en el escándalo conocido como “los cuadernos de la corrupción”, que indaga presuntos sobornos de importantes empresarios entre 2005 y 2015 para obtener contratos de obra pública.