Compartir

Inspectores internacionales intentaban el lunes visitar el lugar donde se produjo en Siria un presunto ataque con gas que provocó una ofensiva con misiles liderada por Estados Unidos y que acentuó el choque diplomático entre las potencias occidentales y Rusia, principal aliado del presidente Bashar al-Assad Assad.

EFE

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo el domingo que nuevos ataques occidentales contra Siria generarían caos en los asuntos internacionales, en momentos en que Washington se prepara para aumentar la presión sobre Rusia con nuevas sanciones económicas.

Moscú también condenó a los estados occidentales por negarse a esperar las conclusiones de una inspección de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW) sobre el presunto ataque con gas antes de iniciar sus bombardeos.

Pero la enviada estadounidense ante el organismo dijo el lunes que Rusia pudo haber manipulado el lugar del ataque ocurrido el 7 de abril en Duma, en las afueras de Damasco.

“Hace mucho tiempo que este consejo condena al Gobierno sirio por su reinado de terror químico y demanda una responsabilidad internacional para aquellos responsables de estos actos atroces”, dijo la embajadora estadounidense Kenneth Ward en unos comentarios vistos por Reuters.

En Londres, la primera ministra británica, Theresa May, enfrentaba críticas por su decisión de eludir al Parlamento y participar en los ataques aéreos contra Siria.

Estados Unidos, Francia y Reino Unido lanzaron 105 misiles