Compartir

El director de la Oficina Central Nacional de la Interpol Perú, Martín Parra, explicó, ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de su país, detalles el procedimiento para la captura en Lima de Carlos P.C. y Carlos P.D., investigados por el escándalo de corrupción en el caso Petroecuador.

Agencia Andes

El uniformado enfatizó que los ecuatorianos pusieron resistencia al arresto el pasado 8 de mayo por lo que se procedió a endurecer la forma en cómo fueron capturados, sin embargo, negó que hubo violencia o maltrato durante el operativo, en el que, además, dejó en claro que no participaron oficiales ecuatorianos.

Sobre el procedimiento y acciones de la ejecución denominada CAPACO 2017, indicó que la misma fue planificada. ” Después de las acciones de inteligencia desarrolladas por la Policía Nacional, se tuvo conocimiento que el día 8 de mayo del presente año, los ciudadanos ecuatorianos se presentaría ante la Secretaría Ejecutiva para la Asistencia de Refugiados, por ello, se planificó una operación policial”, subrayó.

El representante de Interpol en Perú manifestó que, luego de haberse dado las instrucciones el 8 de mayo, y de haber sido convocados los uniformados para el operativo, se procedió a la captura de los ecuatorianos quienes tienen una orden de prisión en Ecuador  por el supuesto delito de lavado de activos.

“Luego de conocerse que dichas personas se encontraban en las instalaciones de la Secretaría Ejecutiva, se hizo una rápida apreciación del lugar a intervenir, en donde se vio que no había mayores riesgos, se trataba de un edificio de concurrencia publica, había un estudio jurídico, había otras instituciones también, luego de la apreciación, con conocimiento del Comando, se disputo la intervención de los ciudadanos ecuatorianos”, acotó.

Los uniformados ingresaron por la puerta del edificio, identificándose como miembros de la Policía, subieron por las esclareas hasta el cuarto piso, esperaron en el pasadizo.

“Cuando salieron los ecuatorianos de las oficina ejecutivas mencionada, fueron intervenidos en el pasadizo”, contó.

Ante la presencia policial, Carlos P.C. y Carlos P. D. no cooperaron. “Ante la verbalización con mayor firmeza del personal policial, se generó un forcejeo, conforme uno de los mismos ciudadanos ecuatorianos lo ha señalado hubo resistencia a la intervención, incrementándose, en ese sentido, el uso de la fuerza a un control físico, ante el apoyo de terceras personas a la intervención, inclusive, hubo una rotura de luna en el pasadizo, se incrementó el uso de la fuerza al control físico que permitió que el imperio de la ley prevalezca”, añadió.

Los detenidos fueron trasladados hasta los vehículos oficiales y conducidos a Interpol; donde se tomaron las declaraciones, asistencia médica a uno de ellos, quien acusaba dolor en el codo izquierdo.

“Se dispuso que pasen el examen correspondiente en el Instituto de Reconocimiento Médico legal, fueron puestos a disposición de la autoridad judicial competente”, prosiguió.

Martín Parra enfatizó que, durante el operativo policial, no participó ningún miembro de la Policía ecuatoriana.

Carlos P.C (Capaco), primo del exministro de Hidrocarburos Carlos P.Y. (Capaya), sería el cabecilla de una red de corrupción en Petroecuador. Se le sigue un proceso judicial por el delito de lavado de activos, en el que se ordenó su prisión preventiva.

El pasado enero, el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, reveló correos electrónicos entre Pareja Cordero y Pareja Yannuzzelli. El funcionario dijo que estos revelarían que Pareja Cordero era “el jefe de la mafia” petrolera en el país y manejaba corrupción no solo en el ámbito público sino, también, en el privado.

‘Capaco’ es vinculado al socialcristianismo y, aparte, de haber ejercido como secretario de Febres-Cordero, participó de cerca en las campañas electorales de Jaime Nebot Saadi (dos veces candidato a la Presidencia de la República) y Cynthia Viteri.

Desde diciembre del 2016 permanecía de forma ilegal en Lima junto a su hijo Carlos P.D.

Fuente: Agencia Andes