Después de la renuncia de Evo Morales, Jeanine Áñez, una abogada de 52 años, se ha convertido en la segunda mujer en tomar el mando de Bolivia; pero su meta es establecer un Gobierno de transición, que convoque a nuevas elecciones.

añez-jeanine
La senadora opositora Jeanine Áñez asume este martes la Presidencia interina de Bolivia tras la renuncia de Evo Morales. Crédito: EFE

Jeanine Áñez, una abogada de 52 años, se ha convertido en la segunda mujer en tomar el mando de Bolivia en medio de una prolongada crisis con la meta fundamental de establecer un Gobierno de transición y convocar a nuevas elecciones generales.

Lidia Gueiler, La Pionera

La historia de las mujeres en la Presidencia de Bolivia no es extensa, ya que únicamente pervive en la historia el caso de la ya fallecida Lidia Gueiler Tejada, que condujo las riendas del país de 1979 a 1980.

Gueiler asumió esa rcción desponsabilidad tras un furtivo golpe de Estado militar de quince días y después de una elección del Congreso que la designó mandataria.

Sin embargo, otro golpe de Estado, el del general militar Luis García Meza, puso fin a su mandato.

La situación de Áñez tiene ciertas coincidencias con esa historia como la crisis política y el emergente rol de la mujer en situaciones determinantes de la realidad del país.

Nacida en una región periférica

Áñez es oriunda de San Joaquín, una pequeña población del departamento amazónico de Beni, región que ha tenido un peso relativo en la política nacional y con contados mandatarios en la historia del país.

La participación de Áñez en la política se consolidó en 2006 cuando fue electa representante departamental en la Asamblea Constituyente que redactó la nueva Carta Magna promulgada en 2009 por el expresidente, Evo Morales.

Su llegada a la Presidencia del país ha despertado esperanza y orgullo en su región natal que ha celebrado la noticia con algarabía y bailes al son de ritmos tradicionales.

Parlamentaria Nacional desde 2010

Áñez llegó al Parlamento en la elección de 2009 para ejercer a inicios de 2010 el rol de senadora por su región en representación de la desaparecida alianza Plan Progreso y Convergencia Nacional, que comandaban los exprefectos de La Paz y Cochabamba, José Luis Paredes y Manfred Reyes Villa, respectivamente.

En el periodo parlamentario 2010-2015, Áñez se mostró como una persistente opositora a la construcción de la carretera por el corazón del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), un proyecto de Morales que se interrumpió gracias a la protesta de un grupo de indígenas que marcharon hacia La Paz.

En su segunda legislatura como senadora, desde 2015, además de repeler una nueva postulación de Evo Morales para un cuarto mandato, se centró en el trabajo legislativo para prevenir los feminicidios y la violencia contra la mujer.

Desafíos de la presidenta

Una de las tareas más urgentes de Áñez es nombrar un equipo de ministros que la acompañen durante el tiempo en que se mantenga en la Presidencia de Bolivia, algo que incluye con probabilidad designar nuevas autoridades de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, lo más importante, según la nueva presidenta, es establecer un Gobierno de “transición” que convoque a unos nuevos comicios en el menor tiempo posible con nuevas autoridades electorales.

Otra labor importante es establecer acuerdos necesarios para aprobar las medidas que conduzcan al fin primordial de su gestión, la elección de nuevos vocales del Órgano Electoral y, además, de fijar los plazos necesarios para la convocatoria a elecciones.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo